Con duras críticas del presidente de RN, Mario Desbordes -respaldado por los otros partidos de Chile Vamos-, el comité político interpartidario de hoy en La Moneda también fue alcanzado por la controversia que se arrastra desde el viernes en la tarde a raíz del denominado “plan de retorno gradual” y presencial de los funcionarios públicos a sus puestos de trabajo. Ello, pese a que ayer a última hora de la tarde el gobierno cedió respecto de la orden inicial, retrasando la fecha inicial (hoy) al 27 de abril, extendiéndola hasta fines de mayo, e incorporando al proceso al Consejo Asesor COVID-19, inconsulto de la medida inicial.

En la sesión remota de hoy participó el Presidente Piñera, pero se retiró antes de que Desbordes insistiera en los cuestionamientos manifestados el fin de semana, cuando dijo que la medida era “un error”. Trascendió que hoy criticó al mandatario (después de que éste abandonó la cita) y al gobierno, insistiendo en que no puede ocurrir lo mismo que en Nueva York, en el sentido que apurar plazos para un retorno termine siendo perjudicial. Esto fue respaldado por la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, su par del PRI, Rodrigo Caramori, y otros parlamentarios. Los dirigentes, según presentes, cuestionaron el “cambio de discurso” del gobierno y la falta de coordinación.

La líder gremialista transmitió que el gobierno no puede tener mensajes contradictorios: por un lado, decir que se va a llegar al peak de la enfermedad y, por otro, avanzar de un día para otro en normalizar el trabajo de los funcionarios públicos y, menos aún, hacerlo a través de una circular. Recalcó que debe ser un proceso, de lo contrario se puede generar una sensación de “falsa seguridad”.

Consultada al respecto, Van Rysselberghe se limitó a decir que “me parece que el país tiene que tender a acostumbrarse a una normalidad con coronavirus, pero eso tiene que ser un proceso para no generar una falsa sensación en la comunidad que puede transformarse en un boomerang”. El jefe de gabinete, Gonzalo Blumel, según presentes, dijo que “acogía” la crítica, pero pidió trabajar en unidad.

Piñera ya se había retirado, pero antes justificó la medida. Les dijo que se está cerca de alcanzar el peak de contagios y que desde mayo la curva debería empezar a bajar; que por lo mismo, eso de que lo peor está por venir, ya no sería así. En ese sentido, recalcó que ya están cerca de que la cantidad de infectados sea igual a la de recuperados y que, por ende, eso es una buena señal.

Según las mismas fuentes, el Jefe de Estado recalcó que deben acostumbrarse a la nueva normalidad, la que transmitió durará hasta fines del próximo año. Y que no puede ser que ante la peor crisis en años los funcionarios públicos estén en sus casas, argumentando que hay gente joven que puede estar trabajando y no son del grupo de riesgo y, por lo mismo, se realizará un retorno gradual y normado donde tendrán más resguardos que cualquier otro trabajador.

La controversia, detonada el viernes luego que La Tercera publicara que el Presidente había informado de la orden en un videconsejo de gabinete, ya venía incubándose luego de una reunión entre delegados del Ejecutivo con la Asociación de Empleados Fiscales (ANEF). Hasta donde ha podido reconstruir La Tercera PM, la trama es la siguiente.

Jueves 16

15:30 horas. Matías Acevedo, director de Presupuestos, y Alejandro Weber, director del Servicio Civil, se telereúnen con el presidente de la ANEF, José Pérez, y su directorio hasta las 17 horas. La cita era para tratar una circular anterior acerca de la restricción de horas extra y otras medidas para recortar gastos. Según Pérez, hacia el final los delegados del gobierno les dijeron que había que pensar en que volvieran a trabajar de manera normal, y que no era sostenible que sí lo siguieran haciendo los funcionarios de la salud. Pero no les informan sobre la inminente orden gubernamental, punto que Weber confirma.

Horas de la noche. El director de la Dipres, Matías Acevedo, se contacta con ministros del gabinete para transmitirles, a petición del Presidente Sebastián Piñera, que los funcionarios públicos -excluyendo a los que pertenecen a grupos de riesgo- deberían empezar a volver a sus funciones a partir de este lunes.

Viernes 17

14:00. En videoconsejo de gabinete, el Presidente informa a sus ministros de la orden de que a partir de hoy lunes se comience a generar un retorno gradual a trabajar en el gobierno, tanto para los secretarios de Estado y otras autoridades, así como para el resto de los funcionarios de sus respectivas carteras. Más de tres de los allí presentes aseguran que Piñera planteó entonces que los jefes de servicios debían volver a trabajar desde el lunes. Y que habían ministerios que tenían una tasa muy elevada de teletrabajo la que, a su juicio, no se justificaba.

La cita se extendió por más de una hora. El Mandatario enfatizó que como Estado debían dar el ejemplo y estar al servicio de las personas. Algunos ministros le preguntaron si el regreso podía ser gradual debido a que la medida era con muy poca anticipación; él terminó accediendo.

Ese día La Tercera también constató dos detalles. Uno, que la orden inquietaba en algunas carteras porque días atrás (18 de marzo) se había enviado una circular con los criterios para aplicar el teletrabajo en las reparticiones. La explicación habría sido -según algunas fuentes del Ejecutivo- que el Jefe de Estado no habría quedado conforme con eso.

Pasadas las 20:00. Blumel y Briones envían el Oficio Circular Nº 18, que pide dejar sin efecto el Nº 10 del 18 de marzo sobre el teletrabajo. El nuevo documento no habla de día ni fecha de inicio ni menciona el lunes. Sí dice textualmente que “el plan de retorno gradual deberá considerar su incorporación gradual para que durante el mes de abril el organismo público respectivo pueda funcionar de manera presencial normal”.

Mientras, en la ANEF, su presidente -asegura- recibe un mensaje de un asesor de Hacienda para compartirle el instructivo cuando éste ya circulaba por los medios. No lo llaman, dice, ni Acevedo, ni Weber, ni otra autoridad.

Sábado 18

11:24. Con el instructivo ya enviado y la ANEF ya molesta, esa mañana el primero en referirse al plan retorno es el ministro Mañalich en la vocería diaria para dar cuenta del contagio. “Efectivamente hay que regresar al trabajo, con todas las medidas de protección que se han instituido, sin equivocarse en ninguna de ellas”, dice, y remarca que “no podemos arriesgar a tener un Estado que simplemente no funcione en beneficio de la ciudadanía”. No enfatiza ni subraya que los funcionarios públicos no vuelven a contar de hoy y que tampoco esta semana.

12:25. “Esperamos que al finalizar el mes de abril el mayor número de personas puedan volver a trabajar”, dice Alejandro Weber, director del Servicio Civil, en una rueda de prensa. Es la segunda vez en el día que el gobierno sale a comentar el asunto. Hasta entonces no se ha comunicado con claridad que hoy lunes -ni tampoco esta semana- comienzan a volver los funcionarios. Reitera la idea de que “al finalizar abril los servicios públicos estén en la mayor capacidad posible de atención presencial”.

15:00. Alrededor de esa hora, comienzan a apilarse reacciones y críticas desde la oposición a la medida: la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), cita a una sesión especial para mañana martes. La bancada del Frente Amplio acusaba que “la actitud temeraria y triunfalista del gobierno pone en riesgo la vida”. La directiva del PS cuestionaba la disposición por “imprudente, apresurada e irresponsable” y ponía la lupa en que “no se haya consultado con el Consejo Asesor ni con la Mesa Social Covid-19”. Y la directiva y plana mayor de la DC emite una declaración aún más dura.

A esas alturas, la ANEF ya había anunciado el envío de un recurso de protección y su presidente llamaba a que no se presentaran a trabajar hoy lunes. En paralelo, toman contacto con senadores de oposición.

16:00. Ante el cuadro, el gobierno decide salir de nuevo a aclarar la medida, pero sin ceder en el fondo. Para entonces seguía rondando el concepto de que el retorno comenzaba hoy, y las autoridades se centraban en advertir sobre un proceso gradual y seguro. Se eligen dos canales.

Primero, Weber hace contactos con distintos medios. Es las 16:20, en una entrevista con Radio Cooperativa, donde por primera vez el gobierno pone el acento en que “esto no significa que todos tengan que volver el día lunes” y que “no es inmediato”. Ahí también recalca que es un proceso “gradual”, que excluirá a los grupos de riesgo. Alude a que el asunto tomará más tiempo, pero hasta ese momento el Ejecutivo no ha dicho nada de extenderlo hasta mayo ni tampoco respecto a que esta semana solo regresarán los jefes de servicio y directivos. Weber explica otra cosa, que si bien el teletrabajo “ha funcionado muy bien en algunos sectores”, “en otros hemos visto algunos retrasos”.

16:00. Alrededor de la misma hora, la ministra vocera Karla Rubilar -que hasta ese minuto del sábado no había hecho vocerías oficiales sobre el tema- graba un video que envía a los medios de prensa. Al igual que Weber, emplea un tono distinto al de Mañalich, pero va un paso más allá: usa la expresión ‘primera línea’ que en los últimos meses se había teñido de otra connotación para el gobierno, al recalcar que “le estamos pidiendo que aparezca la primera línea del Estado, para ayudar a los que más lo necesitan”.

Tarde y noche. Constatado el rechazo y las exigencias de que el gobierno retire la medida, durante la tarde se producen diversos contactos. En La Moneda aseguran que el ministro Blumel comenzó durante el sábado a conversar con dirigentes de partidos opositores y del oficialismo para intentar destrabar el conflicto, y que eso derivó en la flexibilización de las medidas comunicadas anoche domingo.

Sin embargo, al menos en la DC dicen que su presidente no fue contactado sino hasta anoche.

En paralelo, según cuenta el presidente de la ANEF, esa noche lo llamó el presidente de RN, Mario Desbordes, para “muy cordialmente, ofrecer buenos oficios”. El diputado ya había criticado durante la tarde la medida como un “error”, y a lo largo de la jornada los partidos oficialistas no habían asumido una posición de bloque.

Domingo 19

12.45. La jornada comienza con la controversia al alza, acentuada porque no se le había consultado al Consejo Asesor. La subsecretaria Paula Daza, después que le preguntan en la vocería diaria, explica que el gobierno no consulta todo lo que decide. Mañalich, en Canal 13, va más lejos y dice que “no les podemos preguntar, porque eso signifca que ellos serían perseguibles penalmente”.

En paralelo, la ANEF y la CUT insisten en emprender acciones legales y ante la Contraloría, en una conferencia remota a la que se conectan varios senadores opositores.

16.30. Arranca en La Moneda una reunión entre el Presidente, sus ministros políticos, el director de Dipres y del Servicio Civil. Ahí, relatan los participantes, terminan de afinar el anuncio de más tarde, donde se flexibiliza la medida. En Palacio hoy aseguran que eso “se venía planificando desde el sábado”.

Según versiones de Palacio, durante la tarde Blumel continúa contactándose con dirigentes partidarios. Su norte, insisten, es evitar que el conflicto se extienda en los mismos términos a hoy lunes y hacer una nueva aclaración antes de que termine el domingo.

A esas alturas, autoridades de Palacio consultadas por La Tercera aseguran que se trata de “un conflicto artificial”. En paralelo, según afirman en la ANEF, el gobierno no ha vuelto a contactarlos durante todo el fin de semana.

19:20. Blumel, Briones, Acevedo, Weber y Rubilar salen al Patio de Los Naranjos a explicar la nueva “bajada” de las medidas. El cambio es notorio. El jefe de Interior explica que entre hoy y el viernes solo volverán “los jefes de servicio, de división y de departamento”. Que ellos tendrán que preparar sus planes. Y Weber aclara que los mismos jefes deberán informar quiénes estarán en condiciones de volver y quiénes no, y tendrán plazo hasta el 24 de abril para remitirle al Servicio Civil resoluciones fundadas al respecto.

La segunda concesión es que ahora el gobierno “someterá estos planes y propuestas a las recomendaciones y sugerencias el Consejo Asesor” del Minsal, según aclara Blumel, aludiendo al procedimiento que se seguirá para implementar el regreso paulatino de funcionarios. Weber agrega, en conversación con La Tercera y ya más avanzada la noche, que producto de esto hoy ningún funcionario que no sea jefe volverá, y y tampoco esta semana: que solo lo harán a contar del 27.

En la ANEF anoche no recibieron notificación de estas nuevas medidas, según su presidente.

Hoy en la mañana. En La Moneda hay quienes evitaban realizar una autocrítica a la forma en que se llevó a cabo la nueva medida. Pero -siempre lejos de micrófonos- algunos reconocen que hubo un error político y comunicacional. Esto, porque la medida debió ser socializada de mejor manera en las distintas carteras antes de enviar el instructivo, y hay quienes apuntan a lo dos ministros firmantes.

Pero otras fuentes insisten en que Del plan es una medida que se viene trabajando entre Hacienda, Interior y Dipres hace aproximadamente diez días y que han sostuvieron conversaciones con los empleados públicos.

Además, recalcan que el instructivo que se envió el viernes dice que el retorno de los funcionarios públicos iba a aplicarse de manera gradual. Esto, pese a que en ese documento se señalaba que tenía que ser durante abril.En ese sentido, en el Ejecutivo reconocen que ante los cuestionamientos públicos que iban escalando, la reunión que encabezó el Presidente Piñera el domingo en La Moneda fue para definir las bajadas y realizar precisiones para reforzar la gradualidad de la medida y dar a conocer las excepciones. Así, admiten que tenían a “todos en contra” y no pueden quedar como un gobierno “tozudo”, por lo que terminaron cediendo en algunos aspectos, por ejemplo, extender la aplicación de la medida hasta mayo.

/Escrito por Sebastián Minay y Paula Catena para La Tercera

/gap