Los titulares de medio mundo recogían que el asteroide 52768 (1998 OR2)«rozará» la Tierra el próximo 29 de abril. Se trata de una roca espacial de entre 1,8 y 4,1 kilómetros de diámetro que se aproximará a nosotros a 0,04 unidades astronómicas y a una velocidad de 8,69 kilómetros por segundo. Sin embargo, aunque pueda sonar amenazante, lo cierto es que este cuerpo pasará en su órbita más cercana a 6,28 millones de kilómetros o, lo que es lo mismo, a 16,4 veces la distancia entre la Tierra y la Luna. Así que, más allá del espectáculo astronómico, no tenemos nada que temer.

La impresionante imagen del enorme asteroide que se acercará a la ...
Asteroide 1998 OR2

De hecho, su acercamiento ya ha tenido gratas consecuencias: el radiotelescopio del Observatorio de Arecibo, en Puerto Rico, ha conseguido una impresionante imagen del asteroide esta misma semana. En ella se puede contemplar una forma redondeada que los propios investigadores comparan con una «mascarilla» sanitaria.

Desde su descubrimiento en 1998, las agencias espaciales de todo el mundo lo han seguido de cerca y han adquirido con precisión sus datos orbitales, por lo que se sabe que a pesar de estar catalogado como «potencialmente peligroso» (todos los cuerpos que pasan a menos de 0,05 unidades astronómicas de la Tierra lo están), no supondrá ningún tipo de riesgo.

Zhao Haibin, astrónomo del Observatorio de la Montaña Púrpura de la Academia de Ciencias de China, explica: «El asteroide tiene cero posibilidades de golpear la Tierra cuando realice el próximo sobrevuelo», dijo Zhao, citado por la agencia de noticias china Xinhua.

Los científicos del observatorio de Zhao, con sede en la provincia de Jiangsu, este de China, han estado vigilando de cerca al asteroide. Desde el 4 de abril lo rastrearon utilizando el telescopio de objetos cercanos a la Tierra e informaron con sus datos de observación al Minor Planet Center, afiliado a la Unión Astronómica Internacional.

Pese a su gran tamaño, el CNEOS (Center for Near Earth Object Studies) de la NASA también ha asegurado que no hay riesgo de impacto. De hecho, en los próximos siglos, se ha incluido en la lista a 23 objetos, y solo uno (‘2018 VP1’) podría impactar este 2020 contra la Tierra, aunque las probabilidades son muy bajas y su tamaño es mucho menor, de unos 2 metros.

En realidad, son muchos los cuerpos que se acercan a la órbita terrestre. Sin embargo, no suelen ser tan grandes como ‘52768 (1998 OR2)’: de media, solo seis asteroides de este tamaño se acercan a la Tierra. No obstante, el trabajo para localizar y controlar los asteroides es vital en la seguridad de nuestro planeta, ya que un cuerpo de esta envergadura podría ser devastador para la vida en la Tierra, como demostró el evento que acabó con los dinosaurios. Por ello, ya existen algunos planes de diferentes agencias espaciales (incluida la Agencia Espacial Europea o ESA) para hacer frente a un posible impacto de asteroide contra nuestro planeta. Incluso hay en marcha programas como HERA o DART para probar la efectividad de estos planes teóricos.

/psg