Las cartas de despidos casi tocaron las 300 mil en el mes de marzo, 100 mil más que las de febrero de este mismo año y 82 mil sobre las que se registraron en el mismo mes de 2019. Todo, en medio de los efectos de la crisis sanitaria generada por el coronavirus. Así, de cara a abril, la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, manifestó que espera que la situación no empeore.

En ese sentido, la titular de la cartera laboral hizo hincapié en que el objetivo de la nueva Ley de Protección al Empleo busca justamente entregar una alternativa a las empresas para que no tengan que desvincular a sus trabajadores debido al shock de las medidas sanitarias para evitar la propagación del virus.

Así, al ser consultada si la situación de despidos podría agravarse en abril, Zaldívar contestó: “Nosotros lo que esperamos es que no sea peor en abril y que esta Ley de Protección al Empleo venga a darle una solución.

Es por eso que para nosotros resulta tan complejo que se critique esta ley, porque es una solución”. “O sea que aquí estamos hablando que 800 mil trabajadores durante las tres primeras semanas de abril sus empleadores consultaron la posibilidad de suspenderlos en vez de entregarles una carta de despido. Ese es un número muy grande, estamos hablando de 800 mil familias”, recalcó la ministra.

“Esta ley lo que busca es garantizar ingreso a los trabajadores, sabemos que no es el 100%, pero es un ingreso importante, porque es estable; lo segundo es que garantiza protección en materia de seguridad social, porque ese trabajador y su familia van a seguir teniendo cobertura de Fonasa, de accidentes del trabajo, o sea es un tema importante; y que además su fuente laboral lo va a estar esperando cuando vuelva, es una noticia absolutamente distinta a que si a mí hoy en día me entregan una carta de despido”, sostuvo.

Respecto a las 300 mil cartas de despidos de marzo, Zaldívar detalló que, entre ellas, “por un tema de peso, obviamente hay más cartas que han emitido empresas grandes, pero proporcionalmente son menos a las de las empresas medianas y pequeñas”.

En ese sentido, para evidenciar el efecto del covid-19 en las pymes, la ministra se refirió nuevamente a las cifras preliminares que manejan en la cartera y que apuntan a que “el 95% de las empresas que se habían inscrito eran micro o mypes y solamente un 3% representaban a grandes empresas. Vamos viendo que los datos nos dicen que la ley la están usando mayoritariamente empresas con pocos trabajadores, o empresas que se acogen por pocos trabajadores (menos de 10)”.

Consultada por si las grandes empresas están haciendo su máximo esfuerzo para no tener que recurrir a esta nueva ley, Zaldívar sostuvo que “lo que me ha tocado hablar con empleadores de distintos tamaños es que muchos señalan que tienen espalda para un mes más. Uno ha visto empresarios pequeños, medianos, incluso grandes que se la están jugando 100% y las personas perciben esto. Los trabajadores entienden perfectamente cuando su empleador se está ajustando igual que ellos y están haciendo un esfuerzo”.

Ante esto, recalcó, “las empresas que tienen espaldas, que están teniendo más ingresos, las empresas que han logrado reconvertir su función y están generando ingresos por otras vías, no corresponde que se acojan a esta ley. Esta es una ley que lo que busca es dar protección a todas aquellas empresas que no tienen otra alternativa para mantener el ingreso de sus trabajados y que están evitando a toda costa tener que quebrar o desvincular”.

/psg