No lleva ni un año entre nosotros y por eso todavía hay muchas preguntas sin respuesta acerca del coronavirus. Entre ellas, por qué es más letal cuando contagia a un hombre que cuando entra en un cuerpo de mujer. Una posible explicación ha surgido a raíz de un estudio elaborado por el Montefiore Medical Center, adscrito al Instituto de Medicina Albert Einstein del Bronx (Nueva York), y el Hospital de Enfermedades Infecciosas Kasturba, en Bombay (India).

Un profesor de biología molecular, Amit Verma, otro de biología, Ulrich Steidl, la oncóloga Aditi Shastri y la madre de esta última, la microbióloga Jayanthi Shastri, son los investigadores que lo han comandado. Estudiando a un grupo de pacientes masculinos de Bombay que padecían la COVID-19, el grupo ha concluido que la mayor mortalidad masculina podría deberse a una tendencia del patógeno a refugiarse en los testículos cuando se ve atacado. 

El motivo sería que los genitales de los hombres contienen células con la proteína ACE2, presentes también en pulmones o corazón, otras zonas que pueden ser atacadas, y claves en la capacidad del virus para infectar porque son las que permiten a una especie de garfio presente en su cubierta acoplarse y penetrar en ellas. Esta proteína no está, en cambio, presente en los organismos del aparato reproductor femenino.

Una teoría pendiente de verificación

Como muchas otras conclusiones preliminares en torno a las capacidades del SARS-CoV-2, esta teoría aún debe verificarse para entrar en la categoría de verdad. Pero, en cualquier caso, arroja un poco de luz sobre una de las grandes incógnitas que surgen al observar la evolución de la pandemia. En Nueva York, por ejemplo, el 62% de los muertos hasta la fecha son hombres y en España en algunos tramos del brote han llegado a doblar a las mujeres. Otras posibilidades a las que se ha apuntado con anterioridad son la mayor incidencia de los problemas cardiovasculares y el tabaco en el género masculino, ambos factores de riesgo cuando se contrae la COVID-19. 

/gap