Después de casi cuatro años de ausencia, ya era tiempo de que Motorola decidiera regresar a los terminales de gama alta. Su buena posición en la gama media, en efecto, le permite ahora reemprender esta aventura.

En una presentación online, como no podía ser de otro modo en estos tiempos de pandemia, la firma ha presentado dos nuevos dispositivos con las mejores especificaciones disponibles. Se trata de los nuevos Motorola Edge y Edge+, nombre que, de primeras, nos trae a la memoria antiguos terminales de Samsung que también se llamaban así. La razón para hacerlo, por supuesto, es la pantalla «Endless End», curvada en los bordes y que lucen ambos smartphones.

Estamos, pues, ante los nuevos buques insignia de Motorola, y quizá una de las mayores diferencias entre ambos sea la espectacular cámara principal del Edge+, que alcanza los 108 megapíxeles, mientras que la del Edge «normal» se queda en 64. Un claro intento, pues de competir con los recientemente presentados Xiaomi Mi 10 y Samsung Galaxy S20 Ultra.

Edge+, máximas especificaciones

Con un diseño elegante y delgado esta versión «Plus» nos llega con el poderoso chip Snapdragon 865, de Qualcomm, que permite más potencia, más ahorro de batería y conectividad 5G. Después del Moto Z3, que ya permitía el 5G gracias a una mochila Moto Mod, (los módulos que permitían añadir a ese teléfono batería extra, altavoces, etc), se trata del primer terminal de Motorola que es capaz de conectarse a la nueva red ultra rápida. El procesador se apoya en 12 GB de memoria RAM, según la variante elegida.

La pantalla, de 6,67 pulgadas es AMOLED y tiene una resolución FULLHD+ (2340 x 1080 píxeles), HDR10+ y una tasa de refresco de 90 Hz que ya se está haciendo habitual en los terminales de gama alta y que permite una perfecta visualización de las imágenes en movimiento. Las dimensiones del terminal son 161,1 x 71,3 x 9,5 mm y su relación de aspecto es 21:9

Una perforación en la parte superior izquierda de la pantalla sirve para albergar la cámara frontal, que es de 25 megapíxeles. El sensor de huellas también se encuentra bajo la pantalla, y el fabricante asegura que tiene una de las respuestas más rápidas del mercado.

En la parte trasera, que brilla debido a su acabado espejo, destaca un sistema de triple cámara, colocadas en vertical y acompañado por un flash LED y un sensor de infrarrojos TOF, para los efectos de profundidad.

El sensor principal es de 108 megapíxeles, la mayor resolución disponible hasta ahora para un teléfono, e incorpora la tecnología Quad Pixel, con sensores más grandes y capaces de capturar más luz, algo que se agradece en las escenas nocturnas. Viene acompañado por un gran angular de 16 megapíxeles y un teleobjetivo de 8. El dispositivo es capaz de hacer macros. El vídeo, con estabilizadores OIS y EIS, puede grabar hasta en 6k y permite, mientras grabamos, hacer fotos de 20 megapíxeles con solo presionar el disparador.

El Edge+ incorpora los que Motorola asegura que son «los altavoces estéreo más potentes que haya tenido un smartphone hasta la fecha». Están calibrados y ajustados por Waves y prometen una calidad de sonido casi profesional.

En cuanto a la batería, el Motorola Edge Plus llega con unos más que generosos 5.000 miliamperios, más que suficiente para trabajar más de un día sin tener que pasar por el cargador. Cuenta con el sistema de carga rápida Turbo Power y también con carga inalámbrica. Gracias a la carga inversa, el móvil permite tambien cargar por contacto otros dispositivos con solo ponerlos en contacto con el móvil.

Motorola Edge, menos es más

El segundo dispositivo es el Motorola Edge, que repite la pantalla del Edge+ y también el sistema de sonido. Se trata, también, de un terminal 5G e incorpora el recientemente presentado procesador Snapdragon 765, de Qualcomm. Su batería, algo más pequeña, es de 4.500 miliamperios y el sensor principal de su tiple cámara es de 64 megapíxeles, al que acompañan un gran angular de 16 megapíxeles con Macro Vision y un telefoto de 8 megapíxeles.

/psg