El enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que “mucha gente” dentro y fuera del “régimen” de Nicolás Maduro está pensando el plan propuesto por la Casa Blanca para iniciar una “transición democrática” en la nación caribeña.

Abrams se ha referido en una entrevista concedida al portal de noticias venezolano Efecto Cocuyo a los avances que se han producido desde que Estados Unidos lanzó su hoja de ruta para Venezuela.

El Marco para una Transición Democrática en Venezuela implica que tanto Maduro como el presidente encargado, Juan Guaidó, se aparten para dar paso a un Gobierno de transición que guíe al país hacia elecciones presidenciales y parlamentarias “libres” en un plazo de seis a doce meses.

“Era evidente que el régimen iba a negar todo en un día, pero no es lo importante, lo importante son las discusiones privadas, dentro del Ejército, en el país, y nuestra impresión es que mucha gente está pensando en el plan”, ha dicho.

El emisario estadounidense ha rehusado dar nombres pero aclaró que se trata de “mucha gente de dentro y fuera del régimen” que ha empezado a hacer preguntas a Washington, tales como la composición del Consejo de Estado -gobierno de transición- y cuándo ir a las urnas. “Preguntas serias, que nos indican que han leído y pensado”, remarcó.

Interrogado sobre la posibilidad de reactivar las negociaciones entre Gobierno y oposición, Abrams ha considerado que “si el régimen está dispuesto a negociar en serio” se podrían reanudar. “Creo que vale la pena hacerlo porque hay que preparar muchas cosas para un gobierno de transición”, sostuvo.

Sin embargo, ha sido enfático al afirmar que la salida de Maduro es una condición ‘sine qua non’, recalcando que de lo único que están dispuestos a hablar con el presidente venezolano es su salida de Miraflores. Incluso le ha sugerido exiliarse a Cuba, Rusia o Turquía, países sin tratado de extradición con Estados Unidos.

Además, ha recordado que “las opciones militares existen”, aunque al mismo tiempo ha confiado en que la creciente presión sobre Maduro, debido al agravamiento de la situación económica por la caída del precio del petróleo y el hecho de que Rusia y China no enviaron “ni un centavo” a Venezuela el año pasado, así como al coronavirus, hace que la negociación sobre el plan propuesto sea “más posible ahora que nunca”.

NUEVAS NEGOCIACIONES

La posibilidad de reactivar la mesa de negociaciones que se frustró el año pasado tras varios meses de conversaciones entre Gobierno y oposición en Oslo y Barbados ha resurgido a raíz de una información de la agencia de noticias Reuters según la cual ya hay un diálogo secreto entre las partes ante el convencimiento de que solo con un acuerdo nacional logrará mitigar el impacto del coronavirus en Venezuela.

En las últimas horas, el fiscal general, Tarek William Saab ha venido a reforzar esta teoría al decir en un contacto con VTV que “nunca ha dejado de existir comunicación directa entre factores de la oposición y el Estado venezolano (…), incluso ahora, en medio de la pandemia”.

“Además de Luis Parra, otros sectores de la oposición también se han mantenido en conversaciones. No puedo declarar o adelantar datos sobre lo que ocurre, pero el enlace, la conversación, se mantiene”, ha dicho aludiendo al presidente de la Asamblea Nacional elegido por el chavismo y la oposición disidente.

El Gobierno mantiene un diálogo con la oposición minoritaria que representa Parra desde el pasado mes de septiembre. Desde entonces, Maduro ha intentado persuadir a la oposición mayoritaria de Guaidó para que se siente a la mesa de negociaciones, pero se ha negado.

Guaidó ha asegurado que la información de Reuters es “falsa”. “La alternativa democrática está unida en causa y solo existe un acuerdo posible para salvar a Venezuela: conformar Gobierno de Emergencia Nacional, sin narcos en Miraflores, que pueda acceder a la ayuda internacional que necesitamos”, dijo.

Sin embargo, cada vez son más las voces que abogan por un nuevo diálogo. Así lo expuso el antiguo líder de la oposición venezolana Henrique Capriles en su blog y así se lo han transmitido a Efecto Cocuyo ex chavistas no maduristas.

“El diálogo no puede fallecer, no puede ninguno negarse. Se nos vino el coronavirus (…) y esto amerita que ambos grupos políticos entiendan que ahora más que nunca deben ponerse de acuerdo porque se corre el riesgo de un estallido social indetenible”, ha dicho uno de estos chavistas disidentes al portal venezolano.

/psg