El tenista nacional Nicolás Jarry conversó con Al Aire Libre en Cooperativa sobre la sanción por 11 meses que recibió por parte de la ITF por el positivo que arrojó de dos sustancias ilícitas (ligandrol y estanozolol), asegurando que el castigo fue muy grande, debido a que se demostró que la responsabilidad fue del laboratorio y no suya.

Estoy mucho más tranquilo y contento por haber demostrado mi inocencia, nunca quise hacer trampa ni me dopé. Acepté una propuesta de la ITF, era mejor eso que seguir peleándolo por todo lo que está pasando. Es bueno haber terminado todo esto, pero me costó mucho aceptar los 11 meses por los pro y contras. Creo que es muy grande el castigo por un pequeño error del cual uno no tiene control”, apuntó.

Sin la pandemia hubiera seguido luchando por lo que creo que es justo. Ellos ofrecen algo, uno lo recibe y lo toma y ya que está todo parado no vanía la pena la amargura y despertarse con incertidumbre y enojo, era mejor aceptarlo, dar vuelta la página y volver a entrenar bien”, agregó.

Consultado sobre cómo proyecta su regreso al tenis en noviembre, estimo que “será un reinicio. Seguro llegaré al circuito como otra persona. Una de las lecciones que aprendí es que aunque hagas todo perfecto las cosas pueden no salir como esperas”.

Yo era mucho de entrenar a diario y mejorar cada aspecto. Uno no sabe cuál será el futuro, hay que vivir más el presente. Cuando vuelva me preocuparé más de conocer las ciudades en las que esté y compartir con mis compañeros, eso me ayudará a estar más tranquilo en la cancha”, agregó.

Tokio 2021

Finalmente, valoró la posibilidad que tendrá de poder clasificar a los Juegos Olímpicos, los que se aplazaron para el 2021 debido a la crisis sanitaria provocada en todo el mundo por el coronavirus.

“Es una buena oportunidad dentro de todo la malo, hay que tratar de sacar las cosas positivas de todo esto, unos Juegos Olímpicos han sido siempre un sueño para mí, sería increíble poder clasificar, además serán en Tokio así que creo que será espectacular”, cerró.