Francia reportó el viernes 389 más muertes por coronavirus, un número más bajo desde el 29 de marzo, y también anunció con satisfacción nuevas caídas en el número de pacientes en el hospital y en cuidados intensivos.

Las últimas muertes, tanto en hospitales como en hogares de ancianos, elevaron la cifra total de fallecidos en el país a 22,245, informó el alto funcionario de salud Jerome Salomon a los periodistas. Agregó que ahora había 561 personas menos en hospitales y 183 menos en cuidados intensivos.

No obstante, a pesar de la mejora gradual de los datos, advirtió: “La circulación del virus sigue siendo alta. Debemos movilizarnos y respetar el distanciamiento social, que debe convertirse en un reflejo”.

Así, añadió que los ingresos siguen disminuyendo “lenta, pero constantemente”. En total, Francia ha registrado 122.577 casos de coronavirus desde el inicio de la pandemia.

Desde el pasado 1 de marzo, 87.000 personas han sido hospitalizadas a causa de la Covid-19, de las cuales unas 15.000 han requerido cuidados intensivos.

En este sentido, Salomon se mostró a favor de realizar un “seguimiento de los contactos” de cada paciente para evitar una mayor propagación del virus. “Lo importante es hacer un seguimiento para hallar a los posibles contactos, someterlos a pruebas y aislarlos en caso de que sea necesario”, ha afirmado antes de recalcar que “ese es el principal objetivo”.

Además, durante la conferencia de prensa del viernes, Salomón aprovechó para descartar que se haya producido contagio alguno mediante los sistemas de aire acondicionado. “No ha habido situación real alguna en la que el virus se trasmitiera de esta forma”, ha manifestado.

“Existe la posibilidad de que haya una aerosolización del virus, pero este riesgo no se ha demostrado”, concluyó.

/psg