Tras una breve recuperación anotada en febrero después del fuerte impacto del estallido social, las cuarentenas y los cierres masivos de establecimientos comerciales producto de la crsisis por el coronavirus volvieron a golpear a las ventas del comercio.

De acuerdo a los datos dados a conocer este lunes por la Cámara Nacional de Comercio (CNC) las ventas presenciales minoristas del comercio en la Región Metropolitana se hundieron un 19,9% en marzo comparado con igual mes del año anterior, mientras que medidas en términos de locales equivalentes anotaron un retroceso de 19,6%.

Así los resultados fueron peores que los anotados en noviembre cuando en medio de la crisis social las ventas del sector cayeron 19,8% en total y 16,9% considerando los locales equivalentes.

Así las ventas presenciales del total locales, pese a enfrentar una baja base de comparación, acumularon en el primer trimestre una disminución de 8% real y en términos de locales equivalentes la baja fue de 7,2% real.

En el mes los segmentos más afectados fueron Calzado con un descenso de 59,3% y Vestuario con un retroceso de 56,4%, mientras que Línes Hogar y Muebles anotaron descensos de 54,2% y 49%, respectivamente.

Alza en supermercados

“El sector minorista, tras el golpe de octubre pasado, vuelve a ser fuertemente golpeado por la crisis sanitaria-económica que estamos atravesando, con una caída anual de 19,9% en el tercer mes del año. Entre el 17 y 20 de marzo cerraron la gran mayoría de las tiendas del retail pegándole fuertemente a sus resultados, con caídas por sobre el 50% en aquellas categorías que no son de primera necesidad como Vestuario y Calzado”, señaló Bernardita Silva, gerente de Estudios de la CNC .

En efecto, sólo la Línea Tradicional de Supermercados anotó un alza en marzo, al registrar un incremento de 6% anual, impulsada por el incremento de 8,8% en abarrotes y de 1,5% en perecibles, lo que permitió que la caída no fuera más pronunciada.

“Los supermercados tuvieron dos hitos durante el tercer mes del año que impulsaron sus ventas. Primero, a principios de mes, se vio un aumento en la demanda producto de la crisis social que atravesábamos y el miedo a que retornaran con fuerza los actos de violencia y con esto el cierre de locales”, dijo Silva.

Luego, añadió, en la segunda quincena, la crisis sanitaria desató otro fuerte aumento en la demanda producto también del temor por parte de los consumidores de que los locales cerraran o que hubiera desabastecimiento.

De esta manera el sector supermercados, junto al alza en ventas a través de las aplicaciones – que al pasar por caja son consideradas como venta presencial – contrarrestó en parte la caída en las ventas físicas de los otros segmentos.

Ventas On Line

En cuanto a las ventas online, se registraron resultados disímiles según categorías. Los artículos que no son de primera necesidad como Vestuario y Calzado anotaron caídas de 24,6% y 12% real respectivamente, en cambio Eléctricos y Línea Hogar tuvieron alzas de 43,5% y 43,1% respectivamente, dada la alta demanda ante el teletrabajo y las implicancias del confinamiento en los hogares.

Sin embargo, la penetración de internet, pese a haber subido significativamente en estas categorías en el mes de marzo, no es aún lo suficientemente alta como para suplir al canal físico y revertir sus negativos resultados, dijo Silva.

De esta manera se puede apreciar que el sector minorista, que había logrado recuperar cierto dinamismo en los primeros meses del año, vuelve a decaer fuertemente y se espera una fuerte caída en el tercer trimestre, añadió.

De hecho una encuesta realizada por la CNC en abril a los actores del sector mostró que en promedio esperan caídas entre 35% y 45% en sus ventas y muchos de ellos arriesgan su subsistencia.

/psg