Estados Unidos debe tomar “medidas contundentes” tras “el asesinato” de un hombre afroamericano a manos de agentes policiales en Minneapolis, exigió la Alta Comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

“Este es el último de una larga serie de asesinatos de afroamericanos desarmados, cometidos por policías estadounidenses y gente armada”, indicó Bachelet en un comunicado.

“Lamento tener que sumar el nombre de George Floyd al de Breonna Taylor, Eric GarnerMichael Brown y tantos otros afroestadounidenses desarmados que murieron en los últimos años a manos de la policía”, afirmó.

Bachelet también destacó el caso de “personas como Ahmaud Arbery y Trayvon Martin, que fueron asesinados por civiles armados”.

“Las autoridades estadounidenses deben tomar medidas serias para poner fin a estos asesinatos, y asegurarse de que se hace justicia cuando ocurren”, señaló.

George Floyd, un empleado de restaurante de 46 años, murió en la ciudad de Minneapolis (norte) el lunes después de que un policía lo inmovilizara durante varios minutos contra el suelo, boca abajo, clavándole una rodilla en el cuello, lo que dio lugar a multitud de protestas y manifestaciones.

/gap