Algo que debe quedar claro es que las redes sociales no nos han hecho narcisistas, solo potenciaron una conducta que ya era inherente en las personas.

Esa es la premisa de la que parte este estudio titulado ‘¿Se nota que estoy en una relación? Visibilidad del apego y las relaciones en Facebook’, publicado por los investigadores Lydia Emery, Amy Muise, Emily Dix y Benjamin Le.

Ellos señalan que es normal y saludable hacer públicas las relaciones sentimentales que tienen, sin embargo postulan que la cantidad de fotos subidas revela bastante sobre la felicidad real de una pareja.

La idea es que a menudo intentamos presentar ante los demás una mejor versión de nosotros mismos, darle una forma a la percepción que tienen los demás sobre quienes somos, tomar el control de cómo nos miran (y, por ende, juzgan).

Lo que la investigación propone es que las personas que no utilizan sus redes sociales son generalmente más felices (pues, en cierta forma, viven menos pendientes del ‘qué dirán’).

De hecho, los investigadores argumentan que el uso excesivo de las redes sociales está vinculado a la depresión e incluso señalan algo que el sentido común también revela: si de verdad la estás pasando bien, es posible que te olvides de tomar fotos o actualizar tu estado.

/gap