Las diferencias entre la UEFA y la FIFA son cada vez mayores y este lunes quedó más que claro. Mientras el organismo europeo impulsa a sus federaciones a reactivar el deporte para evitar una crisis financiera, uno de las principales voces de la Casa Madre del fútbol mundial advirtió sobre las consecuencias que esto podría ocasionar.

Michel D’Hooghe, presidente del comité médico de la FIFA, dialogó este martes con la cadena británica Sky Sports y manifestó su preocupación por quienes apoyan la idea de que la pelota vuelva a girar en las próximas semanas en medio de la pandemia del coronavirus que tiene en vilo al mundo. “El fútbol de repente no se convierte en lo más importante en la vida. Estaré muy feliz si el fútbol no se reanuda hasta finales de agosto o principios de septiembre. Si hay una circunstancia donde los argumentos médicos deberían ganar contra los argumentos económicos, es ahora. No es una cuestión de dinero, es una cuestión de vida o muerte. Es muy simple”, remarcó

Estas declaraciones llegan mientras la Premier League, la Bundesliga y La Liga de España han trazado un plan para que los equipos salten al terreno de juego a finales de mayo y principios de junio. A su vez, la UEFA planea reanudar los torneos continentales, Champions y Europa League, sobre el mes de julio.

Todos deben ser muy cuidadosos por el momento. He oído en muchos países que piensan volver a jugar fútbol, con o sin público”, insistió D’Hooghe. “Esta es la situación más dramática en la que hemos vivido desde la Segunda Guerra Mundial. No debemos subestimarla, debemos ser realistas. El fútbol solo puede ser posible si el contacto es posible nuevamente. El fútbol sigue siendo un deporte de contacto y evitar el contacto es una de las primeras cosas que todos dicen que debes de evitar”.

El médico belga quien forma parte además del Consejo de la FIFA, pidió que se adapte el reglamento a la situación: “Que se castigue con tarjeta amarilla a los futbolistas que escupan sobre el césped porque es un riesgo de contagio del coronavirus”. Hoy en día, el escupitajo se castiga con tarjeta roja si va dirigido hacia un contrincante.

Vale recordar que el lunes se conoció un proyecto para que en la reanudación del fútbol se permitan realizar cinco cambios por equipo, dos más de lo que actualmente se puede. Esta ampliación sería para evitar lesiones en los futbolistas, quienes llevan más de un mes alejados de los entrenamientos y podrían poner en riesgo su cuerpo si la pelota vuelve a girar antes de que se puedan realizar una preparación adecuada.

Lo cierto es que la FIFA no ha tomado una decisión unánime con respecto a la suspensión del fútbol sino que ha delegado a cada federación las decisiones. Es así, por ejemplo, que este lunes la Ligue 1 de Francia informó la cancelación de su campeonato, a pesar de que quedaban 10 jornadas por disputarse.

/gap