A partir de las 22 horas de hoy, 4,8 millones de personas en Santiago -y 5,5 en todo Chile- no podrán salir de sus casas, salvo para contadas excepciones. Son 25 comunas capitalinas y otras cinco en regiones en las cuales los residentes mayoritariamente estarán imposibilitados de ir a su trabajo o efectuar actividades en lugares públicos. Se trata del mayor confinamiento determinado por la autoridad sanitaria desde que comenzó la crisis.

Aglomeraciones: mayor control de filas y mascarillas

Tema “1” para las autoridades comunales es algo que justamente ayer se vio por todo Santiago: extensas filas de personas aguardando en supermercados, farmacias y bancos, abasteciéndose para la cuarentena. Ante eso, las municipalidades le pidieron al comercio que regule esta materia con reglas claras, como pintar rayas demarcatorias en el piso y guardias encargados de ordenar a la gente para acceder a los servicios.

El alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, dice que se aplicará de forma intensiva la campaña “un metro de distancia” con la demarcación de espacios públicos, como locales de venta de alimentos, lo que va sumado a uso obligatorio de mascarilla.

Además, para evitar aglomeraciones, esta comuna habilitó una farmacia móvil que irá a los barrios, para que los vecinos no se muevan.

El alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, pidió a las FF.AA. que ayuden a controlar el ingreso a los supermercados, donde solo podrá entrar un máximo de una persona por grupo familiar. Igualmente, en San Joaquín, el alcalde Sergio Echeverría dispuso que personal municipal apoye en esta labor.

La fila por ingresar a un supermercado ubicado en Macul. Foto: Mario Téllez
Unidades de élite de las FF.AA. se suman a funciones de patrullaje

Una de las mayores preocupaciones de los jefes comunales es que la autoridad fiscalice las cuarentenas en terreno. De lo contrario, advierten, la medida no surtirá efecto. El alcalde de La Cisterna, Santiago Rebolledo, dice que también se requiere fiscalización del orden público, pues “hay más delitos”. Mauro Tamayo, alcalde de Cerro Navia, aclara que los municipios “no tienen facultades para fiscalizar a personas en cuarentena”.

Ayer, los ministros del Interior, Gonzalo Blumel, y de Defensa, Alberto Espina, junto al jefe de la Defensa Nacional de la RM, general Carlos Ricotti, sostuvieron una reunión para abordar las medidas que se adoptarán en las 12 comunas que se incorporan a las cuarentenas. Luego, informaron que se sumarán 14 mil efectivos militares, de Carabineros y de la PDI a labores de patrullaje para el cumplimiento del orden público y las cuarentenas. “Las FF.AA. han incrementado en más de un tercio la cantidad de personal que estaba realizando labores de patrullaje. Y ha recurrido a nuestras fuerzas de élite (Boinas Negras) para ir en apoyo de los chilenos frente al coronavirus”.

Este control de peatones, efectuado ayer, en Av. Matta con Vicuña Mackenna, se repitió por otros puntos de la capital. Foto: Mario Téllez
Provisiones y cilindros de gas para familias en riesgo

Las municipalidades reciben a diario cientos de peticiones de ayuda concreta, como alimentación, en especial de vecinos que están sin empleo o bien que no pueden salir de sus domicilios en este periodo, por ser adultos mayores o enfermos.

Por ello, un ítem que ha crecido en estas reparticiones es la entrega de cajas de provisiones. El alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, dice que para que las personas guarden confinamiento de manera adecuada, es necesario entregar alimentación en sectores de menores ingresos, por lo que en los últimos días distribuyeron ayudas a 8.000 familias y se espera aumentar a 40 mil las beneficiadas durante el invierno. Cada caja tiene un valor de $ 25 mil y contiene elementos de aseo y comida. También dispondrán 200 mil cilindros de gas para barrios vulnerables.

En Cerro Navia, el concejo municipal aprobó de emergencia $ 220 millones para la adquisición de 14 mil cajas de alimentos -para los desempleados o familias de escasos ingresos-, que entre otras cosas tienen lácteos, harina y conservas.

En La Florida se formaron ayer largas filas en los servicentros para cargar combustible. Foto: Agenciauno
Sanitización de calles y “mochilas de higiene” en los barrios

Las comunas intensificaron en estos últimos dos días la limpieza de calles con miras a la cuarentena que se avecina. En La Florida, por ejemplo, se entregaron 250 mochilas fumigadoras a dirigentes de juntas de vecinos de condominios y barrios, para que los residentes puedan realizar sanitizaciones permanentes. A esto se suman los camiones que dispuso el municipio para realizar la limpieza de todas las avenidas durante 24 horas.

La Municipalidad de Renca, en tanto, compró 2.600 horas de sanitización de espacios públicos durante este periodo. Cerro Navia reforzó la higiene pública con la entrega a los vecinos de 7.000 litros de amonio cuaternario por día, para limpieza de sus barrios con equipos de fumigación profesional.

En la Municipalidad de Santiago se tomaron medidas como la sanitización de todos los cités de la comuna y de los espacios públicos, gracias a alianzas con privados. En el Centro de Salud de calle Domeyko, Barrio Yungay, un piso antimicrobiano impide la adherencia de bacterias y virus.

Carabineros sanitizó anoche calles de Quinta Normal con carros lanzagua.
“En las ferias libres se juega el éxito de la cuarentena”

“En las ferias se juega el éxito de la cuarentena”, es una frase acuñada por todos los alcaldes. Por eso, ayer pidieron al gobierno que despliegue personal militar y carabineros en estos puntos, para controlar los permisos y que se cumpla con la higiene. El alcalde de Renca, Claudio Castro, advierte que en estos lugares se congregan miles de personas: “Debe haber un control más estricto de lo que se ha visto hasta ahora. En nuestras ferias (se realizan tres los sábados y cinco los domingos) se instalarán cámaras de sanitización, por donde deberán pasar los vecinos con mascarilla y limpiar siempre sus manos”.

En Cerrillos, el alcalde Arturo Aguirre sostiene que se impedirá que se instalen “coleros” (los últimos puestos, no autorizados) y los inspectores serán enérgicos con la distancia. En San Joaquín podrán operar solo los martes, viernes, sábados y domingos.

Estos lugares son clave, pues a nivel nacional ascienden a 1.114, donde están inscritos 113.112 puestos y laboran 340 mil personas, según datos del Ministerio de Economía.

Botillerías funcionarán con horarios definidos

Un tema de debate entre los alcaldes y el gobierno fue si se deben mantener abiertas las botillerías. La mayor parte de las municipalidades decidieron mantenerlas operando, pero con horarios definidos y que no se comercialice a menores. El alcalde de Cerrillos, Arturo Aguirre, señala que no es posible cerrar estos locales, debido a que “tememos que haya consumo clandestino, por lo que debe haber botillerías autorizadas funcionando”. Se decidió mantener estos establecimientos abiertos hasta las 20 horas. El alcalde de Quilicura, Juan Carrasco, dice que las botillerías son útiles para tener una mayor oferta, en una comuna que cuenta con pocos supermercados. Aquí funcionarán hasta las 18 horas. En San Joaquín operarán entre las 12 y las 19 horas.

Salud a la puerta para monitoreo de casos Covid-19

En Cerrillos, el municipio contrató a un equipo de salud durante esta emergencia, para que haga visitas a domicilios y les evite a adultos mayores o personas de movilidad reducida tener que desplazarse a consultorios y hospitales. El cárdex de casos complejos lo informará el Hospital de Maipú a la municipalidad, para acudir con medicamentos o alimentación y verificar posibles contagios de Covid-19.

En San Joaquín, los consultorios municipales aplican una estrategia de testeo masivo para detectar contagiados y sus cercanos. A esto se suma que se decretó la ordenanza sanitaria de uso de mascarillas obligatorio, para lo que el municipio formó una red de emprendedoras que fabrican 6.000 dispositivos por día, los que son distribuidos gratuitamente a vecinos.

/gap