Grecia y sus acreedores han llegado este martes a un acuerdo para cerrar la segunda evaluación del tercer rescate y así desbloquear nuevos tramos de ayudas. A cambio, tendrá que recortar aún más las pensiones y ampliar el abasto de los impuestos.

“Hubo fumata blanca”, dijo el ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, en un encuentro con la prensa. “Las negociaciones para un acuerdo técnico fueron concluidas en todas las cuestiones. La vía ha sido allanada para las discusiones sobre un alivio de la deuda”, agregó. Es el siguiente tema a tratar, una posible condonación de la deuda que de un respiro a los griegos.

/gap