En el año 2010, luego de la salida de Gerardo Pelusso de la Universidad de Chile, Azul Azul puso sus ojos en dos técnicos argentino: Diego Simeone, de gran trayectoria futbolística y haciendo sus primeras armas como DT con destacados pasos por Racing, River y San Lorenzo. El segundo candidato, era Jorge Sampaoli, a quien terminarían escogiendo para ponerse la casaquilla de DT.

Tras el frustrado paso del “Cholo” al cuadro laico, recaló finalmente en el Catania, para luego volver a convertirse en el estratega de Racing de Avellaneda, y  llegar a dar el gran salto de su carrera, transformándose en entrenador del Atlético de Madrid, donde permanece hasta hoy como el gran estandarte de las últimas notables campañas de los “Colchoneros”.

José Luis Navarrete, presidente de la U, aseguró que Simeone tenía deseos de llegar al país y ser adiestrador del “Romántico Viajero”: “Estaba muy apenado de no haber firmado en Universidad de Chile. Sigue recordando la pena de no haber dirigido a un club grande en Chile”, recordó en conversación con DirecTV.

Pese a que la llegada del Cholo pudo revolucionar el mercado chileno, la llegada de Sampaoli fue todo un acierto para la U. Los títulos locales y la obtención de la Copa Sudamericana en 2011, avalan lo suficiente al casildense como para ser considerado uno de los mejores (sino el mejor) entrenadores de la historia del club.

Cabe destacar que Simeone llegó hasta Santiago para negociar con la directiva universitaria y que pocas horas después, se enteró de que no fue el escogido.