La NBA fue una de las primeras grandes ligas deportivas en el mundo en detenerse por el coronavirus, más cuando se tuvo que hasta desalojar un recinto al conocerse los primeros casos de jugadores positivos.