El Presidente de Brasil, Jair Mesías Bolsonaro, desde el minuto uno se ha mostrado indolente con el coronavirus, llegando a decir que es una “simple gripecita”.

Fiel a su pensamiento, el primer mandatario apunta a que vuelva el fútbol.

“Los futbolistas, si se infectan con el virus, tienen una probabilidad muy baja de morir. Y eso es debido a su estado físico, porque son atletas”