Donald Trump aseguró este martes que no tiene “nada que ver” con las dos incursiones marítimas en Venezuela, en las que al menos ocho personas murieron y dos ciudadanos estadounidenses fueron detenidos, según los reportes del régimen chavista.

“Vamos a ver, acabo de ser informado. No tiene nada que ver con nuestro Gobierno”, aseveró Trump en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca.

“Estamos preocupados sobre eso, pero sea lo que sea, les informaremos, pero no tiene nada que ver con nuestro Gobierno”, reiteró el mandatario, antes de partir hacia Arizona, en su primer viaje en varias semanas.

Nicolás Maduro expuso el lunes a dos estadounidenses detenidos por una fallida “invasión” por mar a Venezuela como “miembros de la seguridad” de Trump. Se trata de Luke Denman, de 34 años, y Airan Berry, de 41, según el líder chavista, que mostró sus pasaportes y demás documentos por la televisora estatal.

Maduro también mostró “material de guerra de Estados Unidos y Colombia”, cascos militares y equipos de comunicación. Además de los dos estadounidenses, fueron detenidas once personas este lunes en una segunda embarcación que se acercaba a una zona costera del céntrico estado Aragua, si bien Maduro advirtió de que la persecución continúa y puede haber más arrestos.

El ejército es el principal apoyo de la dictadura venezolana, por lo que cada rumor de levantamiento o acuartelamiento dispara nerviosismo en el país.

Más temprano el lunes, la Fiscalía acusó a Juan Guaidó de contratar a “mercenarios” con fondos de Venezuela bloqueados por sanciones de Washington, a fin de emprender el intento de “invasión”.

Las acusaciones han sido rechazadas tajantemente por el mandatario encargado.

Desde la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump en enero de 2017 la relación bilateral con Venezuela se ha tensado. EEUU fue el primer país del mundo en reconocer en enero de 2019 al líder opositor Juan Guaidó como jefe de Estado interino de Venezuela y, desde entonces, ha liderado una campaña internacional para aislar a Maduro mediante la imposición de sanciones.

Guaidó intentó derrocar a Maduro en un levantamiento militar el 30 de abril del año pasado que fracasó y del que Washington estuvo al tanto, aunque asegura que no participó.

/psg