El mercado laboral sigue bajo absoluta presión producto de la pandemia, y así lo comprueban los datos entregados este jueves por el Centro de Encuestas y Centro de Estudios Longitudinales de la Universidad Católica (PUC) respecto al desempleo en Chile.

De acuerdo con el estudio, si bien la tasa de desempleo a nivel nacional fue de 10,8% en julio, siendo menor al 11,5% del mes anterior, la situación “todavía no toca fondo”

Esto, porque en el último año en Chile se han perdido 2,3 millones de puestos de trabajo, un 25% de las plazas usando como referencia datos del INE, según apuntó el economista de la UC, David Bravo.

“Hemos insistido en que el indicador más importante que hay que seguir para evaluar el deterioro del mercado laboral en Chile hoy día es la tasa de empleo y no la tasa de desempleo que regularmente se sigue con obsesión”, indicó

Según Bravo, “debido a la fuerte caída en la búsqueda de trabajo en virtud de la pandemia, la tasa de desempleo se ve fuertemente afectada y es un mal indicador para adoptar decisiones de política”, mientras en paralelo los números muestran que “continúa el desplome” en la tasa de empleo.

Además, si se consideran las personas hoy inactivas –1,3 millones que declaran que buscarían trabajo si no estuviéramos en la crisis sanitaria– pero que saldrán a buscar trabajo una vez atenuada la pandemia, más los trabajadores adscrito a la Ley de Protección al Empleo, la tasa de desempleo sería de 31%.

Al mismo tiempo, el informe precisa que la participación laboral también sigue baja, llegando a 47,6%, siendo para los hombres 19% y 27% para las mujeres.

/gap