Por culpa de un par de calzoncillos y su cepillo de dientes, Juan Patricio Salazar Castañeda (45), el ahora “popular” organizador de fiestas “AntiCovid” en Maipú, fue mandado a la cárcel por incumplir el arresto domiciliario nocturno, al que fue condenado inicialmente por poner en riesgo la salud pública durante el fin de semana.

De acuerdo a lo informado por Carabineros, el sujeto debía cumplir con la medida cautelar impuesta por el 9° Juzgado de Garantía de Santiago, luego que pusiera en riesgo la salud pública al hacer un carrete, al que llegaron 400 irresponsables a un galpón ubicado camino a Melipilla.

“A las 23.45 horas se logró la detención de esta persona que estaba incumpliendo la medida cautelar (arresto domiciliario). Cuando fue fiscalizado por personal de Carabineros a las 22.40, no se encontraba en su domicilio y posteriormente a esto se envió nuevamente a un dispositivo policial el que logró dar con este individuo, el que ya se encontraba de vuelta en su domicilio”, señaló el teniente Sebastián Farías, oficial de ronda de la prefectura Rinconada de Carabineros.

“Solo se limitó a decir que estaba buscando unas prendas de vestir y utensilios de aseo”, agregó el uniformado. La Cuarta se informó de que se trataba de un buen slip y un “sacasarro’’.

Debido a esto, Salazar Castañeda fue declarado en rebeldía, por lo que ahora deberá pasar 120 días en una celda de la cárcel Santiago Uno, durante el tiempo que dure la investigación, en la que se le acusa de cuatro delitos contra la sanidad pública. Más encima, trascendió que se le cursó una multa de 50 palos por dar pie para el esparcimiento pandémico y la Seremi de Salud le clausuró el templo del mal.

Se salió de las manos. Los 400 asistentes salieron corriendo de la fiesta apenas vieron las balizas de la policía, sin embargo igual se les buscará y acusará por parte de la fiscalía de Maipú, empadronando, por ejemplo, las patentes de los vehículos.

“Con el mismo rigor que se persigue a este sujeto que organiza fiestas masivas, perseguiremos a los asistentes a dicha fiesta que logremos identificar, y a toda otra actividad de celebración y fiestas clandestinas llamadas ‘after hours’ que se desarrollan en la periferia de la comuna”, dijo el fiscal jefe de Maipú, Luis Pablo Cortés.

Uno de ellos es el DJ que puso música aquella noche, quien se mostró arrepentido de haber ido a trabajar a dicho lugar. Eso sí, se apura en aseverar que se trató de un cumpleaños que se salió de las manos, y que eran a lo más “200’’ asistentes, y no 400.

“Se están excediendo con esa cantidad, no eran 400 personas. Yo he hecho eventos y no había más de 200 personas. El flyer de esa fiesta es antiguo, ya que este era un cumpleaños. En el flyer aparecen tres djs, y esa noche toqué solo”, explicó Víctor Moya Kim a La Cuarta, también conocido como Korean Deejay.

“No tengo más que decir, está todo aclarado y quiero pedir disculpas públicas. Yo no tengo culpa, yo fui contratado y solo fui a poner música, y están cargando mucho conmigo”, contó el músico chileno-asiático.

Otra carrete encendió las alertas

Las críticas al mambo de Maipú hicieron que las autoridades pusieran más oreja a los sonoros carretes nocturnos, dando resultados positivos en el Cerro Parque Huechuraba, dependiente del Parque Metropolitano.

De acuerdo a Chilevisión Noticias, un grupo de al menos 80 sujetos se dejó caer la madrugada de las últimas cuatro noches a bailar, consumir copete y hasta drogas. “Ya le avisé a mis jefes, Carabineros vino, pero se fueron al rato. No puedo hacer más como correrlos”, señaló uno de los guardias del lugar. Los vecinos del sector denunciaron ruidos molestos, ya que estas fiestas se extienden hasta pasada las 6 de la mañana. “Estos jóvenes que están ingresando de forma clandestina no solo ponen en riesgo su vida, sino que también la de sus familias”, señaló el director del Parque Metropolitano, Martín Andrade.

/gap