La Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados aprobó hoy, en general, por 103 votos a favor y 45 abstenciones, el proyecto que dispone la suspensión del cobro de aranceles y derechos de matrícula y similares, por parte de instituciones de educación superior, durante la vigencia del estado de excepción constitucional de catástrofe por calamidad pública, con ocasión de la pandemia de Covid-19.

La iniciativa, abordada conforme al texto acordado por la Comisión de Educación, que rendió el diputado Juan Santana (PS), fue devuelta a dicha instancia para la elaboración de un segundo informe, el cual también deberá pasar ahora a la Comisión de Hacienda. En este nuevo estudio se espera tratar las indicaciones presentadas, así como precisar algunas de las normas hoy contempladas, principalmente, la relativa al articulado transitorio.

En lo específico, dicha disposición permite que los estudiantes que tengan una situación financiera menoscabada puedan solicitar en 2020 la suspensión del año académico con la exención de cargos adicionales, en relación con el avance académico semestral.

En el debate, la norma fue duramente cuestionada por el oficialismo, al estimar que pondría en riesgo la sustentabilidad del sistema universitario, argumento que también defendió con fuerza el Gobierno que, además, refutó la opción que se plantea para abrir un nuevo y excepcional período de postulación a la gratuidad, la que estimó inadmisible por tratar un tema de exclusiva iniciativa del Ejecutivo.

La oposición, en tanto, defendió la propuesta legal y remarcó la necesidad de hacerla vigente con prontitud, de modo de alivianar la carga que muchos estudiantes hoy están teniendo, afectados por el actual contexto del país. Asimismo, criticó la falta de apoyo del Gobierno y su negativa de patrocinar algunas de las disposiciones del texto legal.

/gap