En medio de la polémica surgida luego que Cencosud acordara repartir entre sus accionistas el 80% de sus utilidades del 2019, mientras su filial Paris se acogió a la Ley de Protección al Empleo, el holding, controlado por Horst Paulmann, anunció este jueves que decidió retractarse de la decisión de ampararse en el plan y que reintegrarán los recursos pagados a sus trabajadores por el seguro de cesantía.

“En el día de hoy el directorio de Cencosud S.A. ha tomado la siguiente decisión: el grupo Cencosud no se acogerá a la Ley de Protección del Empleo. Cencosud y sus filiales reintegrarán los montos pagados a nuestros colaboradores por AFC”, señaló el CEO de Cencosud, Matías Videla, mediante un comunicado.

Asimismo indicó que Cencosud y sus filiales pagarán las remuneraciones en su totalidad, correspondiente a los trabajadores conforme a sus contratos de trabajo.

“El directorio reafirma su convicción de que Cencosud actuó conforme a leyes establecidas y de buena fe”, añadió.

El lunes la compañía había señalado que 7.731 colaboradores, que se encuentran contratados por sus filiales, se acogieron a la ley de Protección de Empleo la que suspende temporalmente el contrato de trabajo, medida que se mantendría vigente por 3 meses o menos, en función de la reapertura de las tiendas.

Proyecto de Ley

La decisión de repartir el 80% de las utilidades, propuesta por el directorio y aprobada por los accionistas, provocó críticas transversales y llevó a modificar el proyecto que aumenta las exigencias para las empresas que deseen acogerse al programa de protección al empleo a través del uso del seguro de cesantía mientras suspenden la relación laboral sea por orden de autoridad sanitaria, por reducción de jornada o por imposibilidad de seguir funcionando.

Inicialmente la iniciativa planteaba que las empresas que se acogieran a la Ley de Protección al Empleo no podrían repartir dividendos por sobre el mínimo legal que es de 30%. Sin embargo, tras la polémica, el proyecto, que fue despachado ayer por el Congreso, finalmente estableció que las sociedades anónimas, “o que sean parte de un grupo empresarial, en que alguna de las entidades de dicho grupo se acogió a la presente ley”, no podrán repartir dividendos a sus accionistas durante el ejercicio comercial en que se concrete la suspensión.

Es decir, que las utilidades correspondientes a este año tributario 2020, no se podrán repartir entre los accionistas el próximo año, si las empresas se acogen a la suspensión laboral.

No obstante existe la duda de qué sucederá con las sociedades anónimas que solicitaron adherirse al seguro de cesantía, durante el tiempo en que ha regido esta Ley 21.227 desde el 6 de abril hasta la fecha de publicación de la nueva normativa.

/psg