Pese a las consecuencias del estallido social y a los primeros efectos del coronavirus sobre la economía, la inversión extranjera directa (IED) en Chile siguió creciendo en los primeros meses de 2020.

Así se desprende de los datos provisorios del Banco Central, los cuales reflejan que entre enero y marzo de 2020 la IED alcanzó los US$ 6.477 millones, esto es un alza de 176% en doce meses. Específicamente en marzo, el flujo de IED alcanzó a US$1.698 millones.

La cifra es el segundo mayor monto acumulado para el primer trimestre del año en la serie histórica, desde que se tiene registro (2003-2020) y representa un alza de 47% respecto al promedio del último quinquenio (US$ 4.415 millones) y un 53% de aumento respecto del promedio de la serie.

De acuerdo a InvestChile, el componente más importante del flujo de IED en el período enero-marzo fueron las participaciones en el capital con un registro de US$3.530 millones, seguidas de las utilidades reinvertidas con US$ 1.833 millones y los instrumentos de deuda con US$ 1.114 millones.

“En medio del complejo panorama que estamos enfrentando a nivel global, sin duda que es una buena noticia que la inversión extranjera siga creciendo en Chile tal como lo ha venido haciendo desde hace más de dos años, sobre todo porque será un pilar fundamental para recuperar la economía y los puestos de trabajo una vez que se supere la emergencia sanitaria”, dijo el jefe de la División de Promoción de Inversiones de InvestChile, Ian Frederick.

/psg