La Cuenta Pública del Presidente Sebastián Piñera se realizará sí o sí el próximo 1 de junio en Valparaíso. Esa es la premisa que mantiene el Congreso Nacional en acuerdo con La Moneda en medio de la pandemia por el coronavirus que afecta al país y al mundo.

Así, además, lo establece además la Constitución en su Capítulo IV artículo 24. Es por eso que a menos de un mes ya se tienen los lineamientos de cómo será esta republicana ceremonia, la que esta vez tendrá varias particularidades de acuerdo a la situación sanitaria.

El presidente de la Cámara de Diputados, Diego Paulsen (RN), informó que ya se han realizado algunas reuniones entre ambas corporaciones y Palacio y en ellas se determinó que será “una Cuenta Pública muy acotada”.

En ese sentido detalló que se busca que algunos “parlamentarios puedan participar de manera telemática y no van a estar los mismos invitados de siempre, tampoco va a haber personas en las galerías este año”.

Hay momentos de la ceremonia que se mantendrán, por ejemplo sí estará el coro de la Universidad de Playa Ancha, que tradicionalmente se encarga de entonar el Himno Nacional al inicio, pero esta vez está contemplado que se retire “inmediatamente” una vez que finalice de cantar.

El evento considera algunas excepciones con respecto a las normas que se han establecido a nivel nacional bajo el estado de catástrofe. Por ejemplo, están prohibidas las reuniones de más 50 personas.

El Salón de Honor tiene una capacidad de 980 total sentadas. 265 en cada tribuna para el público, más 287 en una tercera tribuna (donde habitualmente se ubica el coro). Además, donde se sientan las autoridades frente al Mandatario, hay 490 sillas.

“Vamos a tratar de que sea una Cuenta Pública que mantenga las distancias entre sillones y sillones, hacia adelante, atrás y los lados. Y esperamos no tener un aforo superior a 180 o 170 personas, en un espacio que nos permite cumplir con los protocolos”, detalló el presidente de la Cámara asegurando que todo se trabaja en coordinación además de las autoridades sanitarias.

Sin honores y con controles de temperatura

Los anfitriones del evento son los senadores, y el jefe de Protocolo del Senado, Guillermo Miranda, es quien lidera la organización de la ceremonia que se realiza en el Salón de Honor del edificio legislativo.

Según informó, ya se tiene una lista de invitados que aún debe ser pulida, pero en el que ya se considera esta limitación de asistencia, incluso respecto a los integrantes del gabinete de Gobierno. Es por eso que están contemplados hasta ahora todos los ministros, pero el mínimo de subsecretarios.

Además de los parlamentarios estarán convocados los presidentes de la Corte Suprema, Tribunal Constitucional, Banco Central, Tribunal Calificador de Elecciones, el contralor general de la República y el fiscal Nacional. Nada más. Es decir, quedarían fuera autoridades religiosas, de las Fuerzas Armadas, cuerpos diplomáticos y los alcaldes de las ciudades anfitrionas: Viña del Mar y Valparaíso.

“A ellos les mandaremos una carta indicando las explicaciones dadas las situaciones que estamos viviendo, les señalaremos que habría sido de mucho agrado invitarlos, pero por estas circunstancias no es posible. Pero les haremos presente que podrán ver la Cuenta Pública por los siguientes links, y se les entregarán esos links”, explicó Miranda recalcando que además es transmitida en vivo por televisión.

Respecto a la situación de los diputados y senadores, considerando que solo los primeros son en total 155, se espera que no asistan todos, tal como señaló Paulsen, y se replique lo que viene ocurriendo hasta ahora en ambas corporaciones que sesionan de forma telemática, por lo que se proyecta que se repita ese escenario el lunes 1 de junio, con el mínimo de legisladores presentes en el Salón.

Miranda enfatizó que de todos modos aún faltan algunos detalles y confirmaciones desde La Moneda, por ejemplo aún está en duda la hora en que ésta se realizará, considerando que el año pasado el Presidente lo modificó a horario prime, algo que podría variar en esta oportunidad.

Por el momento, de todos modos hay algunas consideraciones que se han tomado con la directora de programación y protocolo de La Moneda, María José Torrealba -que aún deben ser ratificadas-. Como por ejemplo que se eliminan los tradicionales honores que recibe el Presidente en su llegada al frontis del Congreso por Avenida Pedro Montt.

En ese sentido tampoco estarán parlamentarios recibiéndolo a él ni a las otras autoridades que asisten al encuentro, en las llamadas comisiones de pórtico y reja. La seguridad del perímetro, como siempre estará a cargo de carabineros en coordinación con personal del Senado.

Por otro lado, respecto a las medidas sanitarias, todos los asistentes deberán ingresar al edificio y el Salón con mascarillas y se les tomará la temperatura, incluyendo al Presidente Sebastián Piñera.

Incluso ha trascendido que se ha analizado la eventualidad de que la ciudad de Valparaíso pudiera entrar en cuarentena, si así ocurre, se estima que solo asistirán físicamente a la cuenta pública el Mandatario, y la presidenta del Senado, senadora Adriana Muñoz (PPD) y el líder de la Cámara, diputado Diego Paulsen (RN).

Prensa

Para la cobertura que realizarán los medios de comunicación también se tomarán precauciones especiales. Una de ellas es que se entregaría el mínimo de acreditaciones posibles y desde el Senado consideran la habilitación de un corral para la prensa para evitar las improvisadas y aglomeradas conferencias en la entrada del Salón.

Mientras que los reporteros gráficos deberían -según lo contemplado hasta ahora- circular por la tribuna donde se ubicará el coro.

/psg