El gobierno adoptó la decisión política de no negociar nuevos recursos respecto al proyecto de Ingreso Familiar de Emergencia y por ello presentará un veto con modificaciones menores respecto del original, y distante de la solicitud de la oposición.

De acuerdo a fuentes cercanas a La Moneda el veto eliminará los dos tramos propuestos que establecía un bono per cápita en el primer mes de $65.000 para las personas del 40% más vulnerable, y un monto menor, de $43.000 a quienes se ubicaran entre el 41% y 60% más pobre. Ahora planteará un solo tramo hasta el 60% más pobre. E incorporará un bono similar a los mayores de 80 años más vulnerables.

Y se mantendrá la idea original del monto y que sea decreciente en el tiempo: $65.000 el primer mes; $55.250 el segundo mes; y $45.500 el tercer mes. Ambos puntos criticados por la oposición, pero que los ministros secretario general de la Presidencia (Segpres), Felipe Ward, y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, aseguraron no serán transados en una reunión de dos horas sostenida ayer con los jefes de bancada de ChileVamos. Tras este encuentro, Sichel anunció la línea de acción: “Enviaremos un veto, lo más probable es que sea un veto sustitutivo o aditivo, esa es parte de la estrategia legislativa, que estamos tomando. No es que no se cambie una sola coma, simplemente es lo que dijimos que podíamos gastar”.

De hecho, en el encuentro con el oficialismo un tema muy discutido fue la necesidad de reservar presupuesto para las necesidades que surgirán tras la pandemia en julio. “Políticamente se resaltó que el gobierno se puso muy firme en no conceder nada respecto del monto, aunque si respecto de la cobertura”, sostuvo el diputado Patricio Melero (UDI). De hecho, Sichel acotó que del fono total de US$2.000 millones, se destinarán US$800 millones para este bono, y los US$1.200 millones estarán disponibles para futuras ideas.

Oposición disconforme

En la vereda del frente no hubo aplausos. “De mantener el monto y el modo decreciente de entrega demostraría que es una ayuda a medias, porque no resuelve el principal objetivo de que los más vulnerables no tengan que escoger entre hacer cuarentena o no tener qué comer”, indicó el presidente de la Comisión de Hacienda, senador Jorge Pizarro (DC).

Asimismo, el senador Ricardo Lagos (PPD) llamó al gobierno a conversar antes de enviar el veto: “Lo que hemos pedido está dentro del mismo marco presupuestario que el propio Presidente fijó de US$ 2 mil millones. Creo que se puede sacar esto adelante la próxima semana, en los primeros tres días, pero se requiere una voluntad de diálogo real por parte del gobierno”.

/psg