Esa es la metáfora que utilizan los economistas para referirse al “dinero helicóptero”, también conocido como “helicóptero monetario”.

Se trata de repartir dinero gratis a toda la gente cuando hay una profunda crisis económica con el objetivo de aumentar el consumo de las personas y reactivar la economía.

Aunque eso podría parecer similar a las ayudas financieras que los gobiernos le están dando a las personas para que puedan subsistir en medio de la pandemia, no es lo mismo.

Propuesto por Milton Friedman en 1969, el dinero helicóptero funciona así: el banco central imprime billetes y el gobierno los gasta.

No es deuda para los gobiernos. Es, como lo dice la metáfora, dinero caído del cielo.

La teoría económica presenta esta medida como el último recurso disponible en una situación de crisis extrema.

Y tiene muy mala fama. Lo primero que se viene a la cabeza es la imagen de países como Zimbabue o Venezuela, donde la impresión descontrolada de dinero terminó provocando que los billetes no tuviesen ningún valor.

En países desarrollados que cuentan con una moneda fuerte como el dólar o el euro, la idea de un banco central imprimiendo billetes a destajo sería como una pesadilla. Una locura.

Pero llegó la pandemia de coronavirus y la idea del helicóptero ha comenzado a dar vueltas entre algunos expertos que, bajo otras circunstancias, nunca la habrían considerado.

Y todos saben que es extremadamente peligrosa porque te lleva a jugar con fuego.

“Una política de alto riesgo”

“El helicóptero monetario no se ha implementado nunca porque es una política de alto riesgo. A los bancos centrales les da miedo”, le dice a BBC Mundo Manuel Romera, director del sector financiero de IE Business School, en España.

“El problema es que cuando inyectas dinero, si te pasas un poco y generas desconfianza sobre ese dinero, puedes terminar con una hiperinflación“.

¿Es ahora un buen momento para que despeguen los helicópteros en medio de la pandemia?

“No sé si lo haría ahora”, responde Romera.

“Si surge un medicamento para curar el coronavirus en un mes y a fines de mayo ya estamos físicamente en la calle, no lo haría. Sería una equivocación”.

“Pero si la pandemia se extendiera por varios meses, lo haría”.

“Ahora es el momento”

En la discusión actual, la metáfora del helicóptero monetario está siendo utilizada en un sentido más amplio.

Mientras la idea original era imprimir billetes y lanzarlos a la calle, algunos economistas piensan que hay versiones más flexibles de esta política.

Hombre frente a negocios cerrados
Algunos economistas proponen que ahora es el momento de repartir dinero financiado por los bancos centrales.

Aunque siempre se trata de un banco central activo que financia los gastos de emergencia, hay mecanismos más complejos que permiten inyectar liquidez al sistema.

Incluso hay quienes consideran que las medidas que se están tomando actualmente en Estados Unidos y Europa para mitigar los efectos de la recesión son, de alguna manera, dinero helicóptero, porque se trata de un estímulo fiscal para aumentar el consumo financiado por los bancos centrales.

/gap