Rusia superó este lunes al Reino Unido e Italia en número de contagios por COVID-19 al alcanzar los 221.344 casos, informaron las autoridades sanitarias, que reportaron 11.656 casos nuevos.

Según fuentes oficiales, el Reino Unido e Italia rondan los 220.000 casos, por lo que Rusia les supera por primera vez desde el estallido de la crisis, aunque mantiene una tasa baja de mortalidad entre sus 145 millones de habitantes.

Mientras el Reino Unido e Italia acumulan ya más de 30.000 muertos cada uno, Rusia estima los fallecimientos por coronavirus en 2.009 después de registrar el domingo otros 94 decesos.

Desde el pasado 30 de abril, cuando Rusia superó los 100.000 casos, este país ha más que duplicado las cifras de contagios. Según virólogos citados por la prensa local, el aumento exponencial de las cifras de casos está estrechamente vinculado con el drástico incremento en el número de test, que rondan los 5,5 millones.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se dirigirá este lunes a la nación para informar sobre el coronavirus, puesto que alcanzó un nuevo récord de infectados diarios confirmados y las muertes superaron las 2.000.

La alocución de Putin versará sobre esta pandemia mortal y las medidas que se tomarán para apoyar a la economía rusa, señaló el Kremlin en un comunicado. Se espera que anuncie una decisión sobre el confinamiento nacional vigente, que comenzará a flexibilizarse el martes.

Según la prensa, Putin probablemente extenderá hasta el 31 de mayo las vacaciones retribuidas a los rusos con el fin de que estos respeten el confinamiento y así contener la propagación del virus.

Moscú sigue siendo el foco de la pandemia en este país con 115.909 casos, de ellos 6.169 en las últimas 24 horas.

Por ese motivo, mientras las principales capitales europeas iniciaron o están a punto de embarcarse en una desescalada gradual, las autoridades de Moscú aplazaron esa medida, aunque ya existe una hoja de ruta de desconfinamiento avalada por el Gobierno central.

De hecho, el alcalde, Serguéi Sobianin, prolongó la pasada semana el confinamiento para los moscovitas hasta el 31 de mayo, con lo que, si no hay cambios, los habitantes de la capital completarán dos meses encerrados en sus casas.

La única excepción son los obreros de la construcción y los trabajadores de la industria, que podrán volver a sus puestos mañana, martes, aunque siempre que usen mascarillas y guantes, y guarden la distancia física en sus lugares de trabajo.

/psg