El día jueves fue publicado en varios medios de comunicación el caso de un miembro del ejército, que trabaja en el perímetro de la Casa Blanca, que había dado positivo en el examen de coronavirus que se realizan diariamente. Ese fue el primer caso que encendió las alarmas en la sede del Ejecutivo y que hoy mantiene nerviosos a algunos funcionarios.

El secretario de prensa adjunto Hogan Gidley, confirmó los primeros reportes pero explicó que tanto el Mandatario Donald Trump como el vicepresidente Mike Pence habían dado negativo en el test.

Al día siguiente se supo de otra persona contagiada con Covid-19 en Washington D.C.. Más tarde fue confirmado, por el propio Trump que se trataba de Katie Miller, la secretaria de prensa de Pence, quien además está casada con Stephen Miller, uno de los asesores más cercanos del jefe de Estado, quien de acuerdo a The New York Times no podrá volver a la Casa Blanca en mucho tiempo.

El medio estadounidense reporta además que Katie Miller usualmente no era vista usando mascarilla
y el día anterior había participado de una actividades con periodistas sin usar tapaboca.

Trump por su parte, en medio de los casos positivos de Covid-19, participó de actividades conmemorativas del fin de la Segunda Guerra Mundial junto a veteranos ,todos mayores de 60 años,sin usar medidas como la distancia social ni mascarillas.

Cabe señalar, que tanto el Mandatario como el vicepresidente no han sido vistos usando mascarillas en actividades ni visitas oficiales desde el inicio de la pandemia.

En medio de la incertidumbre sobre sí hay o no un brote de Covid-19 en la Casa Blanca, el principal experto estadounidense en enfermedades infecciosas, Anthony Fauci, quien se ha convertido en la cara de la respuesta de virus del gobierno, le dijo a la cadena CNN que se sometería a una “cuarentena modificada” después de dar negativo y no haber estado muy cerca de Miller.

“El vicepresidente Pence ha dado negativo todos los días y planea estar en la Casa Blanca mañana (hoy)”, aclaró el equipo de prensa del vicepresidente luego de que se informará que Pence se encontraba en cuarentena preventiva. “El vicepresidente Pence continuará siguiendo los consejos de la Unidad Médica de la Casa Blanca y no está en cuarentena”, agregó su vocero Devin O’Malley.

Por su parte, estos casos no detuvieron a los consejeros económicos del presidente Trump, quienes defendieron la necesidad de una expeditiva reapertura económica pese a que la pandemia sigue activa. Se trata del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y de Larry Kudlow, consejero económico presidencial, quienes se refirieron al récord histórico de desempleo en EE.UU. con LA pérdida de 20,5 millones de empleos en abril.

Estados Unidos, que registra más de 79.500 muertes por el brote de coronavirus.

/psg