La vida no nos deja de sorprender, estamos viviendo una pandemia que, todos nosotros no la habíamos vivido anteriormente, ya que la última fue hace 100 años atrás. Sin embargo, hoy nos preocupa y nos aterra el hecho de que podamos contagiarnos y morir por el coronavirus, situación en que estamos todos unidos para derrocar a este virus que nos tiene confinados y sin poder desarrollar habitualmente nuestras actividades.

Cuando vemos a las personas más vulnerables unirse con el propósito de ayudarse mutuamente, con un plato de comida para quien lo necesita, y por otra parte, el show de los políticos con los bolsillos llenos, decir mentiras, ofenderse mutuamente, amenazarse públicamente, estamos en el peor de los mundos.

Que pobreza tan grande de nuestros legisladores, que nos pidieron nuestro voto, que nos prometieron representarnos para defendernos de tantos abusos, y cuando necesitamos de ellos sólo se dedican a utilizarnos, a ofrecernos lo que no pueden cumplir, a saltarse las leyes, la constitución, a olvidarse de las atribuciones propias del presidente de la república, a amenazar con salir a las calles a destruir todo u ofrecer un nuevo estallido social si no se cumplen las exigencias, todo en nombre de los afiliados de las AFP.

Cuando se dice que la política es sucia, qué duda cabe, también cuando el gobierno no se da cuenta de la pobreza de la clase vulnerable como también de la llamada “clase media” que no recibe ayuda de ningún tipo, a raíz de la pandemia que estamos viviendo, todo se transforma en discusiones políticas, y ofertones dignos de una campaña, sin pensar que la necesidad de poder llegar a fin de mes con un ingreso es cada vez más difícil, porque debemos estar en casa para no enfermarnos y los recursos no llegan oportunamente.

La polarización es algo que nos está generando mayor distanciamiento que la misma pandemia, que nos tiene confinados, pero lo más importante es hacer las cosas bien y con el menor impacto posible para todas las personas que desean una ayuda urgentemente, pero conociendo que todo tiene un efecto colateral. Nuestros afiliados y pensionados merecen una ayuda de todos, con altura de miras y corregir las falencias del sistema previsional vigente, que como siempre requiere modificaciones en beneficio de quienes lo dieron todo por hacer un mejor país para todos los chilenos.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

 

 

/gap