Los precios al consumidor en Estados Unidos tuvieron en abril su mayor caída desde fines de 2008, lastrados por el hundimiento en la demanda por gasolina y servicios, incluidos los viajes aéreos, ya que las personas han debido quedaron en casa por la crisis del coronavirus.

El Departamento del Trabajo dijo este viernes que su Índice de Precios al Consumidor (IPC) declinó 0,8% el mes pasado tras el descenso de 0,4% en marzo. Fue la mayor disminución desde diciembre de 2008, y marcó la segunda caída mensual consecutiva en el IPC.

En los 12 meses a abril, el IPC subió un 0,3% luego de aumentar un 1,5% a marzo.

Economistas esperaban una baja mensual del IPC de 0,8% en abril y un incremento interanual de 0,4%.

/psg