Juan Pablo Barros, alcalde de Curacaví, detalló lo complejo de la situación de cuarentena total en la Región Metropolitana, donde su comuna fue excluida sin aviso alguno.

Según el Jefe Comunal, Curacaví cuenta con más contagiados en número y en tasa por cada cien mil habitantes que en muchas comunas que sí fueron confirmadas en la cuarentena que empezará a regir este viernes 15 de mayo desde las 22:00 hrs para todo el Gran Santiago.

“Son muchos nuestros vecinos los que se trasladan a diario a trabajar a Santiago, pues claramente nuestra economía local no alcanza para proveer empleo a todos los habitantes. Estas personas se desplazan por toda la capital y son vehículos importantes de contagio. Peor aún, de complicarse la salud de estas personas, llámese que necesitan una cama en UCI o un ventilador mecánico. Nuestro hospital que es de baja complejidad no cuenta con ninguno de estos servicios, por lo que debemos sí o sí trasladarnos a Santiago, con la dificultad que eso implica” detalló Barros.

Todo lo anterior se suma a que desde semanas se cuenta con un toque de queda en todo el territorio nacional a partir de las 22:00 horas que no se cumple. “Pero si tú transitas por la ruta 68, que es la carretera más concurrida de Chile, podrán darse cuenta del flujo constante de vehículos que nadie sabe de dónde vienen o hacia dónde van. Los únicos controles serios, eficaces y exhaustivos que hemos tenido han sido los cordones sanitarios durante Semana Santa y el primero de mayo, no obstante, fuera de eso, nunca más vimos personal fiscalizador”, se quejó el edil.

 

Finalmente, el alcalde expresó que ha tratado infructuosamente de revertir esta situación, buscando hablar con las autoridades centrales del Ministerio de Salud, sin encontrar a la fecha respuesta alguna.

/gap