Más de 2,9 millones de personas solicitaron la semana pasada el subsidio por desempleo, con lo que ya son unos 37 millones de trabajadores los que pidieron esa ayuda en las últimas siete semanas, informó este viernes el Departamento de Trabajo.

El impacto de la pandemia de COVID-19 en el mercado laboral estadounidense alcanzó la cifra de 6,87 millones de solicitudes del subsidio por desempleo en la última semana de marzo y desde entonces las solicitudes semanales han ido aminorándose.

Después de los 3,17 millones de trámites iniciados en la semana que terminó el 3 de mayo, los analistas habían calculado unos 2,5 millones de pedidos para la semana que terminó el 9 de mayo.

El dato, que supera las expectativas de los expertos, indica que continúa el impacto de la pandemia, especialmente en el comercio minorista, mientras el Gobierno federal, los gobiernos estatales, las autoridades sanitarias y la opinión pública continúan divididos acerca del ritmo en que tiene que llevarse a cabo el retorno a la actividad económica normal.

El informe del Gobierno indica que el promedio de solicitudes en cuatro semanas, que atenúa las fluctuaciones semanales y da mejor idea de la tendencia, se situó en 3,61 millones de trámites, comparado con un promedio de 4,18 millones hasta la semana anterior.

En la semana que concluyó el 2 de mayo había 22,83 millones de personas que percibían las prestaciones por desempleo, esto es el 15 % de a fuerza laboral, comparado con 22,37 millones en la semana previa.

La semana pasada, el Departamento de Trabajo informó de que la tasa de desempleo se disparó en abril 10,3 puntos porcentuales, hasta alcanzar una tasa del 14,7 %, un nivel sin precedentes desde la Gran Depresión de 1930.

Debido a la oleada de despidos provocada por las medidas de distanciamiento físico y cierres de negocios para combatir la dispersión del coronavirus, el desempleo ha pasado en EE.UU. del 4,4 % registrado en marzo al 14,7 % el mes siguiente, el mayor incremento de este indicador nunca visto hasta la fecha.

/psg