El gobierno del presidente Jair Bolsonaro ordenó la reapertura de las fronteras aéreas de Brasil para los extranjeros en medio de un nuevo peak de contagios por coronavirus.

Según el Boletín Oficial publicado el día de ayer, el decreto extiende por otros 30 días las prohibiciones para el ingreso de extranjeros vía terrestre o marítima, pero afirma que la restricción fronteriza “ya no prohibirá la llegada de extranjeros por aire”.

De esta forma, los turistas de todos los países podrán viajar a Brasil siempre que tengan seguro de salud durante la duración de su viaje, señaló el gobierno de Bolsonaro.

La polémica medida se dio a conocer en un momento donde Brasil alcanzó un récord de 1.595 muertes en 24 horas por COVID-19, lo que eleva el total de víctimas fatales en el país a 90.134. Además, se registró un nuevo peak de casos confirmados, con más de 69.074, sumando en total 2.552.265 de infectados, según el Ministerio de Salud.

Lamentablemente, el país liderado por Bolsonaro está reabriendo sus fronteras aéreas más rápido que otros países de la región con brotes menos severos, como Colombia, Paraguay y Perú, que aún permanecen cerrados a los vuelos comerciales internacionales.

Paralelamente, autoridades de Gobierno informaron hoy que Michelle Bolsonaro, esposa del presidente, dio positivo a coronavirus, luego que el mandatario anunciara la semana pasada que se había recuperado de la enfermedad.

A través de un breve comunicado, el equipo de prensa de la Presidencia anunció que la primera dama “dio positivo al COVID-19 este jueves” e indicaron que “presenta un buen estado de salud” y que “seguirá todos los protocolos establecidos”.

/gap