El crecimiento del primer trimestre de 0,4% fue mayor al esperado, mostrando una resiliencia de la economía. Sin embargo, el panorama hacia adelante no se proyecta auspicioso. Las medidas de cuarentena parciales no dieron los resultados de contener la propagación del coronavirus, y por ello el gobierno adoptó desde el viernes pasado un confinamiento total en 38 comunas de la Región Metropolitana, lo que se traduce en un impacto directo en la actividad económica.

De acuerdo con los economistas, el escenario base que manejan es que el cierre se mantendría por 2 semanas, mientras que el alternativo es que se extienda hasta por cuatro semanas.

El economista de Libertad y Desarrollo (LyD), Tomás Flores, cuantifica el impacto de esos dos escenarios. El primero, que significa un cierre por dos semanas, tendría un costo de US$3.000 millones para la actividad, mientras que si la situación se extiende hacia un mes, la merma en el Producto Interno Bruto (PIB) alcanzaría los US$6.000 millones. De acuerdo con el economista, esto se debe a que la Región Metropolitana representa el 42% del PIB y el impacto de la cuarentena llevará a que el 60% de las empresas estén paralizadas. “Una parte se puede recuperar, como las clases, pero en el turismo y restaurantes son pérdida que no se recupera”, subraya Flores.

Nicolás Birkner, director de Estudios Económicos de CorpResearch, afirma que el confinamiento debería prolongarse entre dos a tres semanas. “La gran mayoría tiene considerado el segundo trimestre como el peor de la crisis, viendo probablemente caídas menos pronunciadas en el tercero. El riesgo está en que si las cifras de contagio no se estabilizan después de esto, continuemos con medidas así de drásticas en el tercer trimestre, y ahí sí debiésemos considerar ajustes mayores a las cifras de crecimiento y empleo”, acota.

Alejandro Alarcón, académico de la Universidad de Chile, afirma que “la megacuarentena tiene un impacto significativo en el sector presencial de la economía que alcanza el 60% del PIB, por lo que su repercusión será notoria en el crecimiento del segundo trimestre, que llegará a -10%”.

El economista y consultor de empresas, Sergio Godoy, puntualiza que “la cuarentena será de al menos tres semanas”. Para él “es muy importante que funcione bien la cuarentena para que la economía empiece a recuperarse sobre un pie más firme”.

Para amortiguar el impacto en la actividad, los expertos no ven otra salida que apoyo fiscal y nuevas medidas de parte del Banco Central.

En este punto, Godoy sostiene que si bien ya existe una artillería fiscal y monetaria relevante que se está implementando, la situación está evolucionando y no descarto que puedan venir nuevas medidas de las autoridades fiscales y monetarias. “Dada la situación fiscal apretada que tiene Chile, mi percepción de que la mayor artillería podría venir por el lado monetario, donde es más claro que todavía hay espacio para poder hacer más. Por ejemplo, el Banco Central puede iniciar un programa de compra de bonos corporativos o ampliar la FCIC, incluyendo el crecimiento de los créditos hipotecarios en el cálculo que hace para estimar el tamaño de la facilidad FCIC que tienen acceso los bancos”.

/psg