Poco más de una hora duró este domingo la reunión, vía Zoom, entre el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, y los parlamentarios de cada partido oficialista y de oposición de las comisiones de Hacienda del Congreso, para avanzar en el “acuerdo nacional” convocado por el Presidente Piñera el lunes pasado para enfrentar las consecuencias de la crisis sanitaria.

Se trató de la primera cita de trabajo, luego de la reunión inaugural que el viernes sostuvieron los ministros Briones, Gonzalo Blumel (Interior) y Sebastián Sichel (Desarrollo Social) con los presidentes de partidos, y en donde se acordó un plazo de dos semanas para sellar el pacto enfocado en protección social, reactivación económica y estrategia fiscal.

En medio de una serie de aprensiones por el diseño de las mesas de trabajo y el rol que tendrían economistas y expertos convocados a la instancia, hoy la oposición buscó contener expectativas y pidió dejar de referirse al eventual consenso como un “acuerdo nacional”, argumentando que solo se buscarán instrumentos acotados para hacer frente a la crisis.

“Aquí no estamos para acuerdos nacionales, para eso está el proceso constituyente (…). Este no es un acuerdo, este es un plan de emergencia para la reactivación”, dijo el senador PS Carlos Montes, que hoy representó a la oposición junto a su par Ricardo Lagos Weber (PPD) y el diputado Giorgio Jackson (RD), entre otros.

Así, en la cita los legisladores de centroizquierda solicitaron hablar de “plan de emergencia y reactivación”.

La idea, según dijo Lagos Weber, es “no generar falsas expectativas por una parte, ni dar señales equívocas”.

En la oposición transmiten que no están las condiciones para hablar de un consenso más grande con el gobierno y que hay materias que se deben discutir en el debate constitucional, donde existen diferencias de fondo y forma. De igual manera, advirtieron que el Presidente Piñera ha “abusado” del término “acuerdo nacional”, lo que puede generar desconfianzas en la ciudadanía.

Gobierno accede

Pese a que, según presentes, Briones había llegado a la reunión con otra propuesta y buscó catalogar el eventual pacto como un “acuerdo por la protección social y reactivación”, el titular de Hacienda terminó accediendo a utilizar el concepto de “plan”.

De hecho, en el gobierno -explican fuentes oficialistas- también existía una preocupación por contener las expectativas. Y, de hecho, durante el transcurso de la semana fue modificando el discurso respecto del diálogo con la oposición, haciendo hincapié en que lo que se buscaba era un acuerdo acotado.

“Lo más importante en esto es ser muy cuidadoso en las expectativas. Este no es un acuerdo que va a solucionar todos los problemas”, dijo hoy el ministro Blumel en Canal 13.

Polémica por rol de técnicos

El encuentro de este domingo también se dio luego de las acusaciones de la oposición respecto de que no se estaría respetando el diseño original de trabajo establecido el viernes, en el sentido de que las conversaciones estarían circunscritas a los representantes que los partidos tienen en las comisiones de Hacienda del Congreso y que la participación de economistas y otros técnicos sería convenida por los partidos y estaría acotada a un rol asesor.

Aunque la alarma había surgido por la convocatoria que Briones estaba realizando a gente externa a las comisiones de Hacienda, ya la noche del sábado el jefe de las finanzas públicas y Blumel transmitieron a la oposición que el diseño acordado originalmente se mantendría. Un punto que se reafirmó en la cita de hoy con el titular de Hacienda.

“Aquí se acordó que en lo que estamos trabajando es en torno a un plan de emergencia y reactivación y que, por otro lado, esto se iba a trabajar en el grupo parlamentario nombrado y los grupos técnicos que cada parlamentario estimara”, destacó Montes.

Con todo, al ser consultado al respecto Blumel en Canal 13, afirmó pedir en esto “mucha flexibilidad y no quedarnos encapsulados en las posiciones propias”. En ese sentido, recalcó que se requiere de un trabajo político con apoyo técnico.

En la centroizquierda y en el oficialismo, en todo caso, destacaron que hubo un “buen ambiente” en la reunión y que Briones se comprometió a enviarles durante esta jornada una minuta con el cronograma de trabajo y con el diagnóstico de las ayudas sociales entregadas hasta ahora por el gobierno.

Entre los análisis que se realizaron en la cita se concordó en que los recursos para enfrentar la crisis tienen que estar pensados con una mirada de 18 a 20 meses de plazo. Esto, teniendo como base la propuesta de los economistas convocados por el Colegio Médico.

/gap