“Durante el período de recuperación, a lo mejor va a ser necesario también algún tipo de política que vaya apoyando la reconversión, los ajustes en la forma de desarrollar ciertas actividades. Eso va a demandar algún tipo de recursos fiscales, y eso es lo que ha estado advirtiendo el ministro de Hacienda cuando dice que no se puede gastar todo lo que tiene ahora, porque sabe que se pueden venir otras necesidades más adelante”.

Eso es lo que dijo el presidente del Banco Central, Mario Marcel, al presentar esta mañana el Informe de Estabilidad Financiera (IEF) en una conferencia organizada por la Cámara Chilena de la Construcción.

En ese sentido, Marcel se preguntó: “¿Hacia dónde vamos a converger (cuando terminen las cuarentenas)? Lo que se está viendo es que el tema de la distancia social probablemente va a estar con nosotros durante un buen tiempo, y eso significa que algunas actividades, por la forma en que se desenvuelven, a lo mejor van a tener que cambiar”.

Sobre el efecto que ha tenido la crisis sanitaria en el país respecto a otros lugares del mundo, Marcel dijo que “vemos que el impacto inicial, es algo menor en Chile de lo que es en otras partes del mundo, ya sea por la estructura de su economía, o por las características de las cuarentenas. Respeto de la duración y el retiro de las medidas restrictivas, vemos algunos países que comienzan a hacerlo, pero son países que están más adelantados que nosotros en la evolución de la pandemia”.

En cambio, en Chile, “en los últimos días hemos visto aumentos de casos de un día para otro, eso está reduciéndose en algunos países que sufrieron mucho en esta crisis, pero que afortunadamente ya la han ido controlando, y lo que vemos es que el retiro de esas restricciones está siendo bastante gradual y prudente. Entonces, uno puede suponer que algo similar debería ocurrir en Chile, pero para eso todavía nos falta algún tiempo”, puntualizó.

Respecto a la estructura de la economía local, y que ha logrado amortiguar de cierta forma mejor el coronavirus, Marcel dijo que “vemos que aquí en Chile, el peso relativo de los sectores más afectados por estas medidas, es algo menor que el de otras economías que se han visto más afectadas, por ejemplo, el sector turístico, restaurantes, hoteles, transportes, que en Chile tiene un peso menor que el que tiene, por ejemplo, en muchos países de Europa”.

Agregó que “aquí en Chile se ha seguido una estrategia de cuarentenas parciales, localizadas geográficamente, que en lo más reciente se ampliaron a todo el Gran Santiago, pero de todas maneras, hay algunas actividades económicas a las cuales no afecta tanto, por ejemplo, la minería”.

Asimismo, comentó que “la OCDE hizo unos ejercicios al comienzo de toda esta pandemia, (donde) estimó para Chile que el costo en términos del Producto de una cuarentena total, sería del orden del 24% del PIB mensual, y la estimación que hicimos como Banco Central, es que la cifra en realidad sería más o menos la mitad, producto de la manera en que se aplican las cuarentenas en Chile, es decir, entre 12% y 15% de este Producto mensual”.

/psg