Hasta esta madrugada continuaban en varias ciudades de Estados Unidos las protestas por la muerte de George Floyd, un ciudadano afroamericano que fue asesinado por un agente de policía blanco que presionó su rodilla sobre su cuello mientras lo detenía en Minneapolis, en el estado de Minnesota, a pesar de que el afectado le señalara en viarias oportunidades que no podía respirar.

Además de los manifestaciones registradas en Minneapolis, los manifestantes marcharon, bloquearon el tránsito y en algunos casos arremetieron violentamente contra la policía al desatarse protestas el viernes en docenas de ciudades estadounidenses.

En Phoenix, Denver, Las Vegas, Los Ángeles, entre otros lugares,, miles de manifestantes portaban letreros que rezaban: “Él dijo no puedo respirar. Justicia para George”. Coreaban “Sin justicia no hay paz” y “Digan su nombre, George Floyd”.

Después de horas de protestas pacíficas en el centro de Atlanta, Georgia, algunos manifestantes se tornaron violentos repentinamente, golpeando patrullas de la policía, prendiéndole fuego a una, pintando con aerosol el logotipo de CNN en la sede de la cadena y metiéndose a la fuerza a un restaurante.

Vehículos, al menos uno de ellos de la Policía, se incendian durante protestas en Atlanta, en respuesta a la muerte de George Floyd. Foto: AP

La multitud le arrojó botellas a los agentes, coreando “Renuncien a sus empleos”. Algunos manifestantes se trasladaron a la carretera interestatal que atraviesa la ciudad para intentar bloquearla.

La alcaldesa Keisha Lance Bottoms se dirigió apasionadamente a los manifestantes en una conferencia de prensa: “Esta no es una protesta. Esto no va de acuerdo con el espíritu con el que actuaba Martin Luther King Jr.” “Ustedes están deshonrando a nuestra ciudad”, les dijo a los manifestantes. “Están deshonrando la vida de George Floyd y de todas las otras personas que han sido asesinadas en este país. Somos mejores que esto. Somos mejores que esto como ciudad. Somos mejores que esto como país. Váyanse a su casa, váyanse a su casa”.

Producto de estos desmanes, el gobernador de Georgia, Brian Kemp, declaró estado de emergencia en el territorio del condado de Fulton, con lo que se desplegarúanb 500 miembros de la Guardia Nacional.

El gobernador escribió en Twitter que los efectivos serán desplegados “de inmediato” en respaldo de las fuerzas de orden público “que están trabajando sin parar para contener las actividades ilegales y restaurar la paz”.

manifestantes pintan en el logotipo de CNN durante una marcha de protesta, el viernes 29 de mayo de 2020, en Atlanta.
Casa Blanca

La ira se extendió a varias otras ciudades estadounidenses, incluidos cientos de personas que se manifestaron frente a la Casa Blanca en Washington con pancartas con mensajes como “Deja de matarnos”. Desde el gobierno decidieron cerrar las dependencias de la sede de gobierno.

Esta madrugada, sin embargo, una multitud protestaba violentamente frente a la sede de gobierno en Washington, mientras la Policía y personal del Servicio Secreto intentaban dispersar a los manifestantes.

/Gap