La Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc) 2019, encargada de medir los niveles de victimización e inseguridad en el país, reveló hoy una de las cifras más bajas en los últimos seis años.

Y es que la principal conclusión de la medición realizada entre los meses de octubre y diciembre y que estuvo a cargo del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), es que un 23,3% de los hogares del país fue victimizado durante el último año, la menor cifra desde 2013.

Según detallaron desde la Subsecretaría de Prevención del Delito, la caída de -2,1 puntos porcentuales en relación con el mismo estudio del año anterior, “es estadísticamente significativa y da cuenta de que 105.283 hogares dejaron de ser victimizados, lo que confirma la tendencia a la baja que ya se había registrado durante 2018”.

En tanto, cuatro regiones del país mostraron una disminución “estadísticamente significativa”: Atacama (-6,8 puntos porcentuales), Valparaíso (-3,3), Biobío (-3,4) y Aysén (-4,7).

La única excepción fue la región de Magallanes, donde la victimización aumentó en 4,8 puntos porcentuales: un 5,7% de los hogares declaró haber sido re-victimizado, lo que implica sufrir más de un delito en los últimos 12 meses. En tanto, la victimización personal alcanzó un 8,9%.

En cuanto a la región Metropolitana, la cifra pasó de 30,1% a 27,4%.

Percepción de inseguridad

La Enusc también detalla otras situaciones, como que el 82,0% de las personas cree que la delincuencia aumentó en el país durante 2019, marcando un alza de 5,2 puntos porcentuales respecto 2018, cuando alcanzó el 76,8%.

“Esto significa que, durante el 2019, 692.177 personas comenzaron a creer que la delincuencia aumentó en el país respecto del año 2018, diferencia que es estadísticamente significativa”, indicaron de la cartera.

En esa línea, el 37,0% de los entrevistados dijo cree que será víctima de un delito en los próximos 12 meses.

Abordando las fuentes de información respecto de la percepción de la evolución de la delincuencia en el país, las noticias en televisión ocuparon el primer lugar (41,1%). Le siguieron la información por otras personas, como vecinos, amigos, alcanzó un 16,4% como amigos, y la experiencia personal (13,3%).

Respecto las denuncias, el 36,4% de los hogares victimizados denunció al menos un delito de mayor connotación social. En comparación con 2018 (35,1%), se observa un aumento de 1,3 puntos porcentuales.

Robos con intimidación, violencia y fuerza marcaron baja

En cuanto a los delitos, la encuesta señala que los hogares del país fueron victimizados principalmente por hurto (8,6%), robo con violencia o intimidación (3,8%), robo por sorpresa (3,7%), robo con fuerza en la vivienda (3,5%) y lesiones (1,6%).

Sin embargo, los delitos de robo con violencia, intimidación y fuerza en la vivienda mostraron una baja y alcanzaron su menor índice desde el año 2014. En tanto, las lesiones, robos por sorpresa y hurtos se mantuvieron estables.

Pasando a los hogares que declararon poseer vehículos particulares, el 10,5% han sido víctimas de robo de accesorios de o desde el vehículo, y un 1,0% de robo de vehículo, sin marcar una diferencia significativa con 2018.

Si tuvieron una alza los delitos cibernéticos, como las estafas por internet (1,6% a 2%) y la suplantación de identidad en cuenta bancaria (1% a 1,4%), así como otras estafas de connotación económica (1,1% a 1,6%).

/psg