Las ventas presenciales del comercio en Región Metropolitana registraron una caída histórica en abril, dado el cierre de la mayoría de los locales producto de las cuarentenas aplicadas para combatir la propagación del coronavirus.

Según los datos dados a conocer este jueves por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), las ventas físicas se hundieron 45,9% real anual en abril, tras haber caído un 20% en marzo, acumulando en los cuatro primeros meses del año una baja real de 18,3%.

Ante este escenario la CNC realizó un llamado a las autoridades “a impulsar un plan especial para reconvertir al comercio con urgencia y darle salida y viabilidad para cuando pase la pandemia generando medidas especiales, como planes de subsidios al empleo o un plan de fomento al sector para impulsar la reconversión tecnológica de este y su proyección hacia el comercio electrónico”.

En términos de locales equivalentes, el indicador marcó una baja en abril de 46,5% real anual, acumulando en los cuatro meses del año una baja real de 17,6%.

Al analizar los trimestres móviles se observa un fuerte desplome en los resultados del último período febrero-abril con una caída de 22,6% y es de esperar que los períodos que vienen la baja sea aún más pronunciada dado que el cierre del sector comenzó entre el 17 y 20 de marzo, señaló el gremio.

Negativas perspectivas

“Las ventas minoristas de abril de la Región Metropolitana dan cuenta del profundo impacto que ha tenido la crisis sanitaria-económica en el desempeño del sector”, dijo la gerente de Estudios de la CNC, Bernardita Silva.

En este sentido enfatizó que la Región Metropolitana ha sido precisamente la más afectada, con varias comunas en cuarentena y la imposibilidad de abrir para los comercios que no son de primera necesidad.

“A su vez, muchos de ellos están ubicados en centros comerciales los cuales se han matenido cerrados desde fines de marzo. Solo supermercados registran una menor caída, pero el resto de las categorías, con bajas por sobre el 70%, dan cuenta que, prácticamente, no hubo ventas presenciales durante el cuarto mes del año”, añadió.

Y las perspectivas para los próximos meses siguen siendo negativas. “En los meses que vienen, sobre todo mayo y parte de junio, seguiremos viendo fuertes caídas en este indicador, la incertidumbre es alta, aún no se sabe hasta cuándo estaremos con cuarentena y cuándo podrán poder a abrir los comercios. Tras este período de pandemia la recuperación será lenta, el fuerte desempleo tendrá sus repercusiones en la recuperación del consumo, y se van a necesitar potentes medidas en apoya al sector para poder salir adelante”, dijo Silva.

Comercio electrónico

Silva indicó que en este complejo escenario sólo aquellos actores que cuentan con ventas online han podido continuar vendiendo, registrando fuertes crecimientos en el canal digital.

Calzado y Vestuario experimentaron alzas de 120% y 119% en abril, Electrónica crece un 166% y Línea Hogar mostró un ascenso de 286%, al dispararse la venta de productos que han ayudado en las labores domésticas dada la cuarentena que afecta a la región.

“Sin embargo, los altos resultados del canal online no alcanzan para revertir la negativa situación del sector, donde no todos los actores del comercio minorista tienen esta posibilidad y muchos, que solo cuentan con canal físico, no están teniendo ningún tipo de ingreso por venta. A esto se suma que solo una parte de la población tiene acceso al canal digital”, indicó Silva.

/psg