De manera virtual se concretó este viernes la primera reunión por el llamado a acuerdo nacional entre el Gobierno y los presidentes de los partidos de Chile Vamos (RN, UDI, PRI y Evópoli), la ex Concertación (DC, PR, PS y PPD) y Revolución Democrática (RD), único representante del Frente Amplio.

Según quienes participaron en el encuentro liderado por el titular del Interior, Gonzalo Blumel, junto a sus pares de Hacienda, Ignacio Briones y de Desarrollo Social, Sebastián Sichel, cada colectividad expuso su visión ante la convocatoria hecha el lunes por el Presidente Sebastián Piñera.

Allí, además, acordaron un plazo de dos semanas para que las comisiones de Hacienda del Congreso y el ministro Briones, trabajen en propuestas de protección social, reactivación económica y un marco fiscal.

Oficialismo se muestra conforme

Al término de la cita, desde Chile Vamos valoraron la instancia, la necesidad de actuar con urgencia y la disposición al diálogo vista allí.

“Tuvimos una muy buena reunión con dirigentes de la oposición. Yo creo que es muy importante avanzar rápido con sentido de urgencia en las medidas económicas y sociales para enfrentar la pandemia, pero también para hacerle frente a esta crisis económica mundial (…) El Gobierno ha avanzado mucho, pero es necesario tomar medidas mucho más profundas y drásticas y que sean con apoyo transversal”, dijo el presidente de RN, Mario Desbordes.

En la misma línea, el timonel de Evópoli, Hernán Larraín Mattte, planteó que “tuvimos un diálogo positivo con el Gobierno y diversos partidos sobre la necesidad de un acuerdo que incorpore la protección social y también la reactivación económica. Consensuamos que esto es urgente y que todos tenemos una responsabilidad”.

“Todos valoramos la instancia y algunos apreciaron lo que dijo el ministro Blumel, en el sentido que la mesa social covid-19 es la instancia para que muchos actores, no solamente del mundo político, sino que también de otros mundos, puedan hacer sus aportes. Además, Blumel pidió que este trabajo sea rápido, urgente y acotado, ojalá, en un máximo de dos semanas, porque seguramente van a ser tema o resorte de proyectos de ley”, complementó el líder del PRI, Rodrigo Caramori, quien agradeció a los presidentes de partidos de oposición que asistieron de “buena voluntad”.

Por su parte, la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, consideró que la reunión de hoy fue “esperanzadora, porque hubo facilidad de poder llegar a un acuerdo (…) Yo por lo menos vi buena voluntad en todas las partes, se radicó esto en la comisión de Hacienda y además se acortó el plazo, se dieron dos semanas para poder avanzar en la propuesta en este trabajo prelegislativo, así que hay esperanza que podamos nuevamente ponernos de acuerdo”.

Visiones distintas en la oposición

Desde la DC, su presidente, Fuad Chahín, confirmó que “hemos acordado que un equipo técnico y legislativo, trabaje en un plazo de dos semanas, una propuesta para poder abordar, un paquete de medidas que vayan en ayuda social y económica (…) Creemos que esto tiene que tener un sentido de urgencia, no hay tiempo que perder. Por eso, que es muy importante lo acordado hoy, y esperamos que en dos semanas le podamos dar una respuesta satisfactoria, contundente al país, a partir del acuerdo que hemos iniciado hoy en esta reunión”.

Una posición más distante al acuerdo tuvo el timonel del PPD, Heraldo Muñoz, quien planteó que “este no ha sido un diálogo hacia un acuerdo nacional, solamente un diálogo acotado a la emergencia. Y, como tenemos responsabilidad, porque queremos que Chile salga adelante de esta tragedia que estamos viviendo, hemos concurrido dialogar con el Gobierno”.

Respecto a la propuesta prelegislativa, Muñoz planteó que adhirieron porque “queremos salir adelante en esta pandemia, y si bien, es una responsabilidad del Gobierno, la oposición está dispuesta a cooperar”.

La presidenta de RD, Catalina Pérez, sostuvo que “aquí no existe un acuerdo, ni un diálogo amplio. Le hemos dicho a los ministros que es urgente trabajar en una renta básica de emergencia, considerando la opinión de las organizaciones y sobre todo a las personas que hoy están pasando hambre. También le hemos dicho que no podemos desvincular lo económico de lo sanitario”.

El timonel del PR, Carlos Maldonado, destacó que participarán de la construcción de los acuerdos, solicitando “más y mejor ayuda para la gente, que suban los montos, y que se amplíe la cobertura, que se haga mucho más rápido y más extendidos en el tiempo”.

Cabe recordar que el PC no participó de la reunión, según anunciaron el pasado martes, por lo que este viernes, enviaron una carta con propuestas en materia económica y sociales al Mandatario. Entre ellas, contemplan una renta básica de emergencia, impuesto a los súper ricos, y aumento del presupuesto municipal.

En tanto, Álvaro Elizalde, timonel del PS, planteó que “esperamos que el Gobierno tenga real voluntad de escuchar (…) hay un sentido de urgencia del que debemos hacernos cargo. Muchas de las iniciativas para enfrentar la emergencia sanitaria y la pandemia social dependen exclusivamente del Ejecutivo. Pero en aquellas áreas en que se requiera el apoyo de la oposición, reiteramos nuestra voluntad constructiva”.

Con todo, criticó la lentitud del Gobierno “tanto en lo sanitario como en lo social. Ello ha generado un cuadro muy complejo. Por ello es necesario acelerar el tranco y actuar con más decisión (…) En caso contrario, las consecuencias sociales serán devastadoras”.

Críticas al ministro Mañalich

Luego que los timoneles se refirieran a los aspectos centrales del acuerdo, también, plantearon sus críticas al ministro de Salud, Jaime Mañalich, a propósito de sus dichos sobre el desconocimiento de la magnitud del hacinamiento en sectores de Santiago, y a la estrategia sanitaria impulsada por esa cartera. Algunos, incluso, pidieron que el secretario de Estado dé un paso al costado.

El tema habría sido planteado por el timonel del PR, y abordaron también por sus colegas de RD y del PPD, según los presentes, aunque se habló de que el tema no condiciona el acuerdo nacional.

Desde RD, Pérez consideró que “es inaceptable que la autoridad sanitaria no conozca el país donde se implementa su política. Cada vez se ve más difícil mantener al ministro Mañalich en el cargo”.

Así, Maldonado calificó como “un completo fracaso” la estrategia sanitaria del Gobierno, agregando que “a Mañalich nadie le cree lo que dice o hace. Él mismo reconoce que no conoce la realidad social del país, que no sabe del hacinamiento. Claramente su gestión se ha agotado, las cifras son pésimas”.

Aunque, agregó, que “no es condición para buscar acuerdos económicos sociales, pero permanencia de Mañalich obstaculiza un mejor desempeño del país frente a la pandemia. Debiera dar un paso al costado”.

Desde Chile Vamos, Caramori rebatió que “en cuanto a la situación del ministro Mañalich creemos que no es lo importante, claramente hoy estar hablando del ministro entorpece el entendimiento y la cooperación que la ciudadanía requiere”.

/psg