La pandemia de coronavirus ha dejado una crisis económica que ha golpeado a muchas personas desde diferentes aristas. Una de estas es el pago de arriendos, trámite que se ha convertido en todo un drama tras la pérdida generalizada de empleos.

“Volver con los padres”

Tras las dificultades económicas, quienes no pueden seguir pagando sus arriendos han optado por cambiarse a propiedades más baratas o simplemente volver a la casa de los padres.

Una de estas personas es Diego Bastías, quien con 30 años vio truncado su sueño de independencia debido a la pandemia. Tras ser desvinculado tuvo que entregar el departamento que arrendaba en Providencia y volver a vivir en casa de su madre.

“Sentí que ya llegué a una situación en donde dije: ‘No, tengo que volver con mi mamá. No me queda otra’. Es eso o entrar a Dicom, porque ya no tenía plata, así de simple”, dice.

Otro caso es el de Sergio López, quien tras los efectos del estallido social más los del coronavirus no pudo seguir adelante con su negocio de fotografía en Valparaíso. Tras esto, y además de la tristeza de perder a su padre producto del Covid-19, se trasladó hasta la casa de sus suegros en Coñaripe.

Nos vinimos para acá porque el arriendo no lo podía seguir pagando básicamente, el colegio tampoco“, dice respecto a su cambio de casa.

¿Qué se puede hacer?

Con el avance del coronavirus cada vez más chilenos se han visto en aprietos con su arriendo, pero algunos expertos recomiendan medidas que pueden aliviar esta dificultad económica al por ejemplo renegociar el contrato de arriendo con el dueño del inmueble.

“Lo más aconsejable en este caso es que el arrendatario llegue a un acuerdo directo con el arrendador, con el objeto de rebajar prudencialmente la renta del arriendo por un plazo determinado, que debe quedar expresamente establecido en un anexo de arrendamiento. De modo que una vez que termine su estado de insolvencia el arrendatario pueda pagar en cuotas esta rebaja”, dice Juan Carlos Cárdenas, abogado de LegalChile.

“Esa persona tiene que negociar, y negociaría un 15 por ciento de descuento, negociaría que no le pague un mes, pero que después tú le pagues un poco más“, comenta Matías Montalva, gerente de MQ Servicios Inmobiliarios.

La recomendación principal entonces es poder renegociar y aprovechar el tiempo en que tardará en recuperarse el mercado de los arriendos para encontrar mejores condiciones durante la pandemia.

/gap