El tañir de las campanas eran el reloj de los abuelos, el despertador, el fin de la jornada, el llamado a la oración, en fin… un sistema de comunicación a distancia y sin cables, como las redes sociales actuales. Luego, Ernest Hemingway en su novela “Por quién doblan las campanas”, (For Whom the Bell Tolls), 1940, nos recordó que “Nadie es una isla… lo que le pasa a otro me atañe también a mí… por consiguiente, nunca preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti”.

Desde hace un tiempo, se escuchan campanas de alerta en todo el país; primero doblaron por la Araucanía, luego por el Bio-Bio, la Macrozona Sur, la Región Metropolitana, el Norte… Ahora, las campanadas llegan desde los lugares más increíbles.

A pesar del ensordecedor repicar de los campanarios, son varios los que, viviendo en una “burbuja de indiferencia”, se hacen los sordos mientras otros creen que, vociferando en las redes sociales, las cosas van a cambiar… ¡La verdad es que… no se oye Padre!

Es cierto que existen sectores más activos, que hacen “pantalonazos”, “banderolazos”, caravanas… Ellos al menos tratan de movilizar a las bases, respaldar a Carabineros, y animar al resto para sacarlos de la apatía en la que están sumidos.

Todo esto mientras el gobierno se ha quedado “sin piso”, producto de su indecisión en los momentos necesarios… ¡Ahora, es demasiado tarde! El propio Presidente lo habría dicho en su reunión con los mandos policiales y del Ejército: “Ninguna posibilidad de establecer Estado de Sitio” … ¡PLOP!

Uno de los contertulios presentes propuso sarcásticamente: “no tenemos otra opción que darle un severo ´tirón de orejas´ a los responsables; así no molestaremos a la Alta Comisionada y no violaremos los Derechos Humanos, como ha dispuesto valientemente el Presidente…”.

• ´Tirón de Orejas´ al Canciller por sostener que “el país vive un estado de normalidad…” mientras nos incendiamos por los cuatro costados…

• ´Tirón de Orejas´ a las organizaciones que ya debieran haber parado… los Agricultores, la SOFO y el Consorcio Agrícola del Sur (CAS), los Madereros y los Camioneros, el Comercio, los proveedores…

• ´Tirón de Orejas´ a los Parlamentarios que culpan a los políticos de la situación (¿Ellos serán marcianos?)…

• ´Tirón de Orejas´ a la comunidad que está convencida que no es por ellos por quién doblan las campanas…

Los ´Tirones de Orejas´ iban y venían, hasta que un parroquiano comentó irónicamente … “o sea, al Presidente le correspondería solo ´una simple capotera´ por llevarnos a esta situación, la que parece sin salida…; el gobierno dispuesto a entregar la Araucanía, las fuerzas de orden con las manos amarradas, la justicia garantista, la comunidad sin poderse organizar, los políticos en otra…”.

¡Qué capotera ni que ocho cuartos…! Lo que hace falta es un Líder (con mayúscula) que asuma la realidad, que diga lo que hay que decir y que tome las decisiones que haya que tomar, aun a riego de pasarlo mal… Eso es lo que necesitamos. ¡Lo demás… fantasías!

Cristián Labbé Galilea

/gap