La administración Trump intensificó las sanciones contra la industria petrolera de Venezuela, apuntando a cuatro compañías marítimas por apoyar al Gobierno “ilegítimo” del presidente Nicolás Maduro.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro también identificó cuatro petroleros que, según dijo, habían continuado cargando petróleo de puertos venezolanos en los últimos meses como propiedad bloqueada, según un comunicado el martes.

Tres de las compañías tienen su sede en las Islas Marshall y una en Grecia, según el Tesoro.

“El régimen ilegítimo de Maduro ha contado con la ayuda de compañías marítimas y sus buques para continuar la explotación de los recursos naturales de Venezuela para beneficio del régimen”, dijo el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin.

“Estados Unidos continuará tras los que apoyan este régimen corrupto”. Las compañías en la mira son Afranav Maritime Ltd., propietario registrado del Athens Voyager; Seacomber Ltd., propietario de Chios I; Adamant Maritime Ltd., propietaria de Seahero; y Sanibel Shiptrade Ltd., propietaria de Voyager I.

Correos electrónicos a funcionarios de medios de la estatal Petróleos de Venezuela SA y el Ministerio de Petróleo no fueron respondidos de inmediato. Todos los bienes e intereses en las entidades que se encuentran en EE.UU. o con ciudadanos estadounidenses también están bloqueados.

Las sanciones son la última escalada en los esfuerzos de EE.UU. por cortar el comercio petrolero de Venezuela a fin de alentar el cambio de régimen.

/gap