El FBI logró la captura en Miami y otras ciudades de Estados Unidos de varios grupos de personas provenientes de Haití, Venezuela, Cuba y Honduras, que recibieron dinero para financiar a grupos violentos durante las de protestas que se registraron este fin de semana, a propósito del asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd.

Los detenidos admitieron haber recibido dinero de activistas para participar en las manifestaciones.

“Definitivamente hay individuos asociados con Venezuela que pagaron viajes a personas a varias ciudades de Estados Unidos para promover el caos”, dijo una de las personas que trabaja en las investigaciones encubiertas, al portal de noticias Primer Informe.

De acuerdo con la información, los detenidos fueron interrogados por agentes contra el terrorismo doméstico del FBI.

Las autoridades confirmaron que están tratando para determinar si las personas que realizaron pagos para promover los disturbios, tienen lazos con las agencias de inteligencia extranjeras, tanto del régimen de Venezuela como de la dictadura de Cuba.

Las investigaciones se encuentran a cargo de la Fiscalía de Miami y continúan en curso debido a que al menos a dos de los capturados se les incautó grandes cantidades de dinero en efectivo cuyo origen y destino no fueron establecidos, según publicó el Diario de las Américas.

Varios de los detenidos son residentes de la zona de Miami conocida como Pequeña Haití, quienes participaron en los disturbios registrados en el downtown de Miami entre viernes y sábado, según declaró la fuente.

En las manifestaciones también participaron activistas que marchaban con la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional, el partido del dictador de Nicaragua, Daniel Ortega.

Las autoridades de Estados Unidos anunciaron que trabajan en función de determinar si hay grupos extremistas infiltrados en las protestas que han causado disturbios, destrucción saqueos tras la muerte del afroamericano George Floyd, ocurrida en Minneapolis luego que el ex agente de policía Derek Chauvin le presionó el cuello con su rodilla.

De acuerdo con las averiguaciones hay indicios de que en los disturbios participan personas con otras motivaciones. Se trata de pintadas anarquistas, arrestos de manifestantes llegado de otros estados e imágenes que circulan en grupos extremistas y que sugieren la implicación de grupos externos.

Ciberataque

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, dijo el domingo que las autoridades del estado habían sufrido un ciberataque cuando las fuerzas de seguridad se preparaban para dispersar las protestas en Minneapolis y St. Paul, epicentro de los disturbios.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump; el secretario de Justicia, William Barr, y otros responsabilizan al grupo extremista de izquierdas antifa. Antifa, abreviatura de antifascistas, es un término que abarca a grupos de ultraizquierda.

Barr dijo el domingo que el FBI emplearía su división regional antiterrorista para “identificar a organizadores criminales”, mientras que Trump reiteró su propuesta de calificar como grupo terrorista a antifa.

El Departamento de Justicia también desplegó el domingo a miembros del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos y de la agencia federal antidroga (DEA, por sus siglas en inglés) para reforzar a la Guardia Nacional ante la Casa Blanca, según un miembro destacado del Departamento. El funcionario no estaba autorizado a comentar el tema de forma pública y habló bajo condición de anonimato.

La incorporación de agentes federales, que tendrán vehículos blindados, llegó después de que Barr advirtiera que la fiscalía podía recurrir a legislación antiterrorista contra “agitadores violentos radicales” que intentaran aprovechar las protestas para causar destrucción.

Un grupo activista antifa envió el sábado un mensaje a través de Telegram instando a la gente a considerar a la Guardia Nacional en Minnesota como “blancos fáciles”, según dos miembros del Departamento de Defensa. El mensaje instaba a los activistas a robar armas y equipos de protección de los soldados. Los funcionarios no estaban autorizados a comentar el tema y hablaron bajo condición de anonimato.

Mientras la policía de Columbus, Ohio, pidió apoyo el fin de semana para identificar a un hombre que entregaba dinero a manifestantes para causar destrucción a la propiedad pública. En un video publicado por las autoridades, se observa a un hombre entregar dinero y dar instrucciones al menos a dos personas. La policía más tarde agradeció a la comunidad por el apoyo para la identificación del hombre, pero no ofreció más detalles.

/psg