El ministro Jaime Mañalich contestó a una interrogante que daba vueltas: lo que ocurriría con el estado de excepción de catástrofe, que fue declarado hace casi tres meses y se termina este 18 de junio, en 15 días más.

“Compete al Presidente de la República tomar una decisión al respecto”, respondió el titular de Salud. “Corresponde nada más que a él pronunciarse sobre ese tema que tiene que decretar como Presidente de la República”, añadió.

La duda que existe es si la medida de excepción será extendida y por cuánto tiempo, debido a que decretarla por otros 90 días podría tener implicancias en el calendario electoral: estaría vigente hasta el 18 de septiembre, lo que coincidiría con el periodo de campaña de las opciones Apruebo y Rechazo del plebiscito fechado para el 25 de octubre.

¿Qué es el estado de catástrofe?

El estado de catástrofe es parte de los llamados “estados de excepción constitucional” contenidos en la Constitución, que se definen como mecanismos para proteger la estabilidad y seguridad del país o zona en particular cuando ocurre una “calamidad pública de causas humanas o naturales”.

Los acontecimientos que motivan su declaración pueden ser sismos, inundaciones, sequía, epidemias o la provocación de una peste por obra de elementos químicos o biológicos. En la práctica, se trata de eventos que generen un daño grave al desarrollo normal de la vida social y la economía, afectando significativamente a las personas o bienes dentro del territorio nacional.

La medida tiene límites. Inicialmente, el Mandatario la declaró por 90 días, pero si el estado de catástrofe se extendiera por 180 días, el Congreso Nacional tiene la facultad de dejarla sin efecto si las razones que la motivaron hubieran cesado de forma absoluta. Con el acuerdo del Parlamento, la medida se puede decretar por más de un año.

Asociado al estado de excepción, el Presidente tiene la obligación de designar un jefe de la Defensa Nacional, que tiene competencias legales para reponer la normalidad de la zona determinada. Además, el Mandatario le puede delegar atribuciones propias de su cargo. Desde marzo, el jefe de la Defensa Nacional es el general Carlos Ricotti.

¿Qué implicancias tiene?

“Esta medida permite restricción de reuniones, asegurar la distribución de servicio, asegurar la reserva de alimentos, establecer toques de queda y limitar el tránsito y locomoción de personas”, aseguró el Presidente Piñera al decretar la medida a mediados de marzo.

Pero aunque el estado de catástrofe confiere la facultad de establecer restricciones, no obliga al Ejecutivo a decretarlas. Estas se toman evaluando la situación del país y lo que es mejor para enfrentar la catástrofe que se busca mitigar.

Algunas de las libertades que se pueden restringir son las de locomoción, reunión y derecho de propiedad. Además, permite disponer de requisiciones de bienes y adoptar medidas extraordinarias de carácter administrativo.

Esto habilita, por ejemplo, el “acopio, almacenamiento o formación de reservas de alimentos” y la distribución o “utilización gratuita u onerosa” de los bienes para el mantenimiento de la población. En este momento, hay dos restricciones vigentes hace varias semanas: la limitación de las reuniones en un espacio público a un máximo de 50 personas y el toque de queda entre las 22:00 y las 05:00 horas todas las noches.

En marzo, el Presidente explicó que este estado excepcional permitiría “dar mayor seguridad a nuestros hospitales”, “proteger la cadena logística y traslado de insumos médicos”, “facilitar el cuidado y traslado de pacientes, personal médico y la evaluación de personas”, “resguardar el cumplimiento de las cuarentenas y medidas de aislamiento social”, “garantizar la cadena de producción y distribución para asegurar el normal abastecimiento de la población” y “proteger y resguardar mejor nuestras fronteras”.

/psg