La publicación hace unos días de más de 200 científicos afirmando que es posible la transmisión del coronavirus por vía aérea, encendió las alarmas de las instancias de salud mundial en medio de la lucha contra la pandemia.

De acuerdo al grupo de especialistas, provenientes de distintos países del mundo, “existe evidencia suficiente de que las microgotas cargadas con el SARS-CoV-2 pueden permanecer en el aire por períodos más prolongados que lo asegurado oficialmente convirtiéndose en una vía de contagio que, según consideran, no debe ser subestimada”

Ante este panorama, y en concordancia con la Organización Mundial de la Salud (OMS), especialistas de la Universidad de Santiago Chile expresaron que si bien es cierto que es posible la transmisión aérea del virus, la misma se da en ambientes o específicos como, los hospitales.

¿Cuáles espacios son más propensos a la infección?

El infectólogo y académico, Ignacio Silva, explicó que la mayoría de las infecciones virales respiratorias, como el coronavirus, “se transmiten, principalmente, por gotitas que son secreciones respiratorias de mayor tamaño que se desplazan no más de dos metros y caen por su peso hacia el suelo o hacia cualquier superficie. No se mantienen suspendidas en el aire”.

No obstante, el especialista agregó que “se ha definido que existen procedimientos médicos o procedimientos en la atención de salud que pueden convertir estas gotas de mayor tamaño en gotitas más pequeñas que se llaman aerosoles, que pueden persistir más tiempo en el aire y se desplazan distancias más largas”.

Es por esta razón, y tras su explicación que el doctor Silva sugirió que el contagio se daría, principalmente, en hospitales o en centros de salud. De hecho, aseguró que “la mayoría de los expertos sugiere que esta vía de transmisión es muy rara, es poco efectiva, y que el principal mecanismo de transmisión son las gotas más grandes que se producen al toser o estornudar, que viajan poca distancia y se depositan en la superficie”.

Evidentemente, el estar en un espacio reducido o en una aglomeración es indicativo de sufrir riesgo de contagio y más aún si las personas n o cumplen con las medidas indicadas como el uso de mascarilla.

“No es la principal vía de contagio”

El experto en salud pública y epidemiología, Christian García, coincidió con su homólogo y enfatizó que la transmisión del coronavirus por el aire “es algo que, si bien es posible, se ha determinado que no es la principal vía y que no hay evidencia convincente para tomarlo como una de las formas más importantes de transmisión”.

El doctor García manifestó que “lo que sí está muy claro, basado en la evidencia, es que las gotitas más gruesas, que caen a un metro de distancia, son la vía que contiene mayor cantidad de virus y que es más eficiente para transmitir (la enfermedad)”.

A juicio del epidemiólogo, la carta abierta escrita por los científicos, “no cambia mucho, en la práctica, lo que deben ser las medidas de prevención”. Además destacó que la propagación del virus por suspensión prolongada en el aire “puede darse en casos puntuales, bien excepcionales, pero no como una vía que nos pueda justificar las grandes curvas de contagio que hemos tenido”.

/gap