La crisis económica generada por el coronavirus sigue mostrando sus efectos sobre las personas y sus ingresos. A la destrucción histórica de puestos de trabajo en los últimos meses se suma un retroceso en las remuneraciones de los trabajadores.

De acuerdo al Índice de Remuneraciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los salarios reales, es decir, ajustados por inflación, anotaron una caída en 12 meses de 0,8% en abril, mientras que respecto a marzo retrocedieron 1,3%.

Esta baja es reflejo de un alza interanual en términos nominales de sólo 2,6%, por debajo de 3,4% que subió la inflación en el mismo período, la que fue impulsada en los últimos meses por el incremento del valor del dólar, tras la crisis social que comenzó en octubre de 2019.

Por empresas, las que anotaron las alzas más acotadas en términos nominales fueron las medianas, con un aumento de 2,4%, seguidas por las pequeñas y grandes, ambas con alzas de 2,6%.

Por sectores, el que anotó el menor aumento nominal fue la construcción, con un alza de 0,5%, lo que equivale a un retroceso real -después de inflación- de 2,9%. Esto, en medio de la crisis que enfrenta al sector, producto de la imposibilidad de avanzar en proyectos y la baja en la demanda. Por otro lado, los empleos ligados a suministro eléctrico y gas, así como agua y desechos, registraron las mayores alzas nominales, con 5,9% y 5,1%, respectivamente, lo que equivale a alzas reales de 2,5% y 1,7%.

En doce meses, las horas totales por trabajador mostraron una baja de 3,0%. Las horas ordinarias y extraordinarias se redujeron 2,3% y 31,6%, respectivamente, en igual período.

/psg