La discusión para un eventual tercer retiro desde los fondos de pensiones ya inició en la comisión de Constitución de la Cámara de Diputados. Eran seis proyectos sobre la mesa y se refundieron en dos, cuyas principales diferencias son sus técnicas legislativas con el fin de sortear una eventual impugnación de parte del Tribunal Constitucional (TC).

Con todo, la instancia acordó esta semana votar en general la idea de permitir, por tercera vez, a los afiliados hacer uso de sus ahorros previsionales para enfrentar los efectos de la pandemia. Y, en paralelo, algunas voces técnicas han presentado sus análisis para medir el impacto que tendría esto sobre el sistema de pensiones.

Según una estimación realizada por la Superintendencia de Pensiones, un eventual tercer retiro provocaría una caída en promedio de un 28,5% en los montos que reciben los pensionados del sistema.

Asimismo, la entidad fiscalizadora estima -en base a los datos de febrero de 2021 y asumiendo que todos los afiliados retiren la suma máxima permitida- podrían salir del sistema unos US$19.642 millones, lo que corresponde al 9,2% del total de fondos de pensiones al 28 de febrero de este año.

Lo anterior, se sumaría a los US$34.995 millones que se han retirado en los otros dos procesos, por lo que, de concretarse un tercero, saldrían del sitema US$54.637 millones, lo que podría ser más considerando que los afiliados que no han ratirado, aún tiene plazo para hacerlo.

En tanto, la superintendencia prevé que 10.510.373 afiliados podrían acceder a un tercer retiro, el cual dejaría a un total de 4,9 millones de personas sin saldo en sus cuentas, coontando a las 2,9 millones que agotaron sus ahorros en los dos retiros anteriores. Es decir, el 47% del total de afiliados al sistema.

Según Ciedess -centro de estudios ligado a la Cámara Chilena de Construcción (CChC)-,el monto promedio que cada afiliado retiraría sería de $1.402.581, mientras que el promedio del saldo retirado sería de 37,6%, “muy por sobre el 10% de los comúnmente catalogado para estas iniciativas”.

“Cabe señalar que las AFP con una proporción más alta de afiliados con saldos hasta los $10 millones (350 UF) experimentarían un mayor retiro de fondos, ya que son segmentos que podrían retirar una fracción mayor al 10% de sus saldos”, añadió.

Por otro lado, la superintendencia apuntó que “los retiros de los fondos acentúan la brecha de género, por cuanto las mujeres retiran menos recursos que, además, representan un mayor porcentaje de su saldo; tendrían un mayor impacto en su pensión y recibirían menos reintegros por concepto de bono de reconocimiento”, apuntó la entidad fiscalizadora.

Para los pensionados en renta vitalicia -quienes están considerados en estos proyectos, no así en los anteriores retiros-, la medida supondría un retiro de aproximadamente US$2.589 millones, y en el desglose, “un 54% podría retirar el máximo permitido de 150UF, el 43% podría retirar el 10% de la prima y un porcentaje menor retiraría 35UF o el total de la prima traspasado”. Mientras que el costo del bono de reconocimiento para estos pensionados equivale al total de los retiros, es decir, US$ 2.580 millones.

A modo de resumen, la superintendencia indicó en su reporte que la “propuesta focalizaría el gasto fiscal en las personas de mayor saldo, mayores ingresos, mayor densidad de cotizaciones y con recursos ahorrados en APV”.

Esto haría altamente regresiva esta política”. Y agregó que “otorgar un bono a los pensionados en renta vitalicia acentúa la regresividad de la medida, pues son los pensionados con mayores saldos”, indicó.

La medida también tendría un efecto sobre el nuevo modelo de pensiones que se discute respecto al proyecto que apunta a concretar una reforma al sistema y que está siendo discutido en la comisión de Trabajo del Senado, puntualmente sobre el nuevo fondo de ahorro colectivo que se busca implementar en la propuesta del Ejecutivo.

De acuerdo a una exposición llevada a cabo por el presidente del Consejo Fiscal Autónomo (CFA), Jorge Desormeaux, para que el fondo colectivo sea sostenible en el largo plazo -de acuerdo con las estimaciones de la Dipres- debiese tener una rentabilidad de 2,7%, lo que previamente se calculaba en 2%, pero explicó que el ajuste en la estimación se debe “al efecto de los dos retiros del 10% de fondos de pensiones”.

Y advirtió: “Es algo que se agudizaría su hubiera un tercer retiro”.

/psg