El dólar sigue bajando frente al peso chileno y aunque moderó notablemente su depreciación respecto a lo visto en la mañana, puso fin a una semana que no se veía hace más de una década.

La divisa estadounidense cerró en una punta vendedora de $ 769,4, lo que representa una baja de sólo $ 2,34 frente a la sesión de ayer. Y con ese resultado, acumuló una baja semanal de $ 37,4 lo que, a su vez, implica su mayor caída desde el 13 de febrero de 2009, plena crisis financiera.

La jornada tuvo como telón de fondo el sorprendente dato de empleo en EEUU, el cual aumentaba el apetito por riesgo y hacía subir a los principales mercados del mundo.

“En general hay un apetito por riesgo debido a tasas muy bajas y exceso de liquidez en el mundo. Y como los activos financieros no son infinitos… Las bolsas están compradoras en todas las clases de activo”, dijo un trader local.

El dólar, además, esta cerca de quebrar una barrera importante que podría condicionar su trayectoria en los próximos días. Lo hizo durante varios pasajes de la sesión, cuando se instaló debajo de los $ 765 (tocó un mínimo intradía de $ 758,88), que marca la media móvil de 50 días (que es el promedio móvil de las transacciones en ese periodo).

Una ruptura, dicen los expertos, podría empujarlo a nuevos soportes.

Con todo, el dólar ya ha caído $ 99,2 desde su máximo histórico de $ 868 alcanzado el 18 de marzo pasado.

El escenario se presentó especialmente favorable para el peso chileno debido a que el cobre experimenta un fuerte salto de 2,5% en Londres. El cobre es el principal producto de exportación del país.

El dollar index, que mide a la divisa estadounidense frente a una canasta de seis monedas líquidas, entre ellas el euro, anotaba un alza marginal de 0,09% en la mañana, pero ahora el alza llega a 0,31%.

/psg