Este jueves, el Presidente Piñera realizó un acotado cambio de gabinete, donde sacó de sus funciones al ministro mejor evaluado y que no pertenece a ningún partido político: Sebastián Sichel (42), quien asumió como presidente de BancoEstado.

El reciente titular de la cartera de Desarrollo Social -exdemocratacristiano y exciudadanos-, venía despuntando en las encuestas públicas. De hecho, en la última consulta de Cadem publicada esta semana, Sichel estaba en el top ten de las denominadas figuras “líderes en tiempos de coronavirus”. Se ubicaba en el noveno lugar, superado por la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, y por siete alcaldes. Ostentaba el primer lugar dentro de las figuras de gobierno, empatado con el ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

El exdirector de BancoEstado en los dos periodos presidenciales de Michelle Bachelet, Francisco Vidal, analiza la llegada del ex Ciudadanos al banco: “Fue totalmente un cambio colateral, donde RN es el gran triunfador (…) Ahora se aprovechará el impulso de Sichel en BancoEstado en materia social, en un momento tremendo para las pymes”.

Haya sido un cambio político o estratégico, lo cierto es que Sichel ya arribó anteayer a Alameda 1111, la casa matriz del banco estatal, y es el primer profesional no económico -es abogado- que liderará a esta institución desde la vuelta a la democracia, reemplazando además en el puesto a Arturo Tagle, un banquero de larga trayectoria.

Mientras en el gobierno se habla de acentuar el perfil social de la institución, aprovechando las habilidades comunicaciones del exministro, y ponerle presión a la entrega de créditos para pymes con garantía Fogape, expresidentes y miembros de BancoEstado también apuntan a los desafíos de Sichel y de la entidad financiera estatal en esta nueva etapa en medio de la pandemia.

Asesorarse técnicamente y fortalecer el triunvirato

Javier Etcheberry, quien fue presidente del banco entre 2005 y 2006, expresa que tiene “dudas sobre Sichel como presidente de Banco Estado, porque es un cargo técnico. Ha habido una tradición de tener gente que por lo menos entiende de estas cosas, de banca, economía o gestión financiera. Pero a lo mejor lo hará estupendo, ojalá. Es demasiado importante el banco como para utilizarlo meramente como un movimiento político o premio de consuelo, como se hizo en el gobierno militar”.

Más duro aún que Etcheberry es Guillermo Larraín, quien presidió la entidad en 2015 y sentencia que “el BancoEstado es una entidad técnica y es bueno que no se politice. Incluso otros presidentes que venían de cargos políticos como Jaime Estévez, se reservaron ese tipo de perfil en su estadía en el banco. Espero que el exministro Sichel también mantenga el perfil político bajo que corresponde a quien tiene que encabezar una institución financiera que tiene bonos emitidos fuera de Chile, clasificadoras de riesgo, inversionistas institucionales, oficinas en Nueva York y más de 10 millones de Cuenta RUT. No es llegar y hacer cosas”. Agrega que el “BancoEstado requiere estabilidad en la gestión y en quien lo encabeza. Si se entra en el juego de las sillas musicales, es una mala señal”.

En cambio, el presidente de la empresa estatal entre 2017 y 2018, Enrique Marshall, destaca que “el presidente de BancoEstado tiene que ser un líder, un conductor. En la parte técnica, que es muy importante, se podrá apoyar con equipos que puedan suplir eso. Su gestión habrá que evaluarla posteriormente”.

El actual presidente de la Asociación de Bancos -privados- (Abif) y exgerente general de la entidad pública por 13 años, José Manuel Mena, recuerda que “Estévez -quien es economista- asumió la presidencia de BancoEstado siendo anteriormente ministro de Obras Públicas. Tuvimos una capacidad de articularnos y fue una bonita época del banco. Él tomó una disposición a aprender y también de impulsar sus propias ideas. Lo clave es que el comité ejecutivo, como triunvirato, donde ninguno es jefe del otro y son todos designados por el Presidente de la República, se complemente en sus distintos roles”.

En línea con destacar la importancia del triunvirato integrado por el presidente de la entidad, el vicepresidente (hoy, Pablo Correa) y el gerente general (Juan Cooper); Jorge Rodríguez Grossi, quien lideró la entidad entre 2015 y 2017, dice que “el comité ejecutivo lleva la batuta del día a día. Será clave que no se cambie al vicepresidente ni al gerente general”.

Relación con Hacienda y Evópoli

Tras el cambio de gabinete, el exministro de Desarrollo Social se encontró de frente en La Moneda con el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y con su par de Hacienda, Ignacio Briones, ambos militantes de Evópoli. Lejos de una despedida fraterna, cada uno siguió su camino. Conocedores de las relaciones en Palacio revelan que RN pidió solamente tener más presencia en el gabinete, pero que el tiro de gracia lo habría dado Evópoli. “El partido tenía entre ceja y ceja a Sichel”, aseguran pues éste se enfrentó con Hacienda en la discusión del proyecto del Ingreso Familiar de Emergencia. Fuentes cercanas a Sichel señalan que el roce con Briones fue porque el ex DC le habría pedido más recursos, pero Briones no se habría movido ni un centímetro del presupuesto de US$ 800 millones. Mientras otras fuentes que vivieron el proceso recuerdan que Sichel optó por hacer dupla con el ex ministro de Segpres -hoy en Vivienda- Felipe Ward, cerrando filas para no ceder ni un milímetro a las demandas de la oposición, dejando a Briones en otra vereda.

Pero ahora Sichel estará obligado a llevar una buena relación con Evópoli y Briones, dado que el BancoEstado es un organismo dependiente de Hacienda y el vicepresidente de la entidad es execonomista jefe de Santander y militante de Evópoli.

Larraín recalca que “Correa tiene una larga experiencia en banca y probablemente ahora adquirirá una preponderancia mayor, dado que el presidente no tiene trayectoria bancaria”.

¿Qué personas de confianza asesorarán a Sichel?

Fuentes conocedoras de los recientes movimientos de gabinete resaltan que uno de sus consejeros podría ser Jorge Rodríguez Grossi. Como su arribo al banco estatal es reciente, aún tiene que decidir qué cargos reforzará para apuntalar su gestión, pero una señal clara es que su jefe de gabinete y su jefa de asesores en el Ministerio, quienes lo han acompañado desde su paso en Corfo, ya renunciaron . Dentro del banco, Sichel tiene cercanía con la directora de la entidad, Paola Assael, ya que coincidieron en el movimiento Ciudadanos.

Acelerar créditos Fogape y ayuda a las pymes

Una persona cercana al extitular de Desarrollo Social desclasifica que su gran misión en BancoEstado es “meterle corriente a los créditos Fogape y mover todo lo que sea necesario para tener respuestas ágiles en esta crisis”. Otra fuente de su círculo asegura que “él no acepta un ‘no’ y que hace correr a sus equipos”.

En cuanto a los créditos asociados a garantías estatales, según la última información disponible en Hacienda, al 29 de mayo BancoEstado había aprobado y cursado 27.492 créditos (38,9% del total), y había aprobado, pero no entregado, un total de 30.736 préstamos (61,8% de la industria). Existían además 33.608 créditos en proceso de evaluación, y había rechazado 4.570. En términos de montos, la entidad estatal es quinta, con el 9,1% de los créditos cursados por los bancos del país.

Rodríguez Grossi plantea que “la esperanza del Presidente de la República al poner a Sichel en ese cargo, creo que tiene que ver con la velocidad que todos quisiéramos que tenga este plan de dar más liquidez y asistencia financiera a las pequeñas y microempresas”. Aunque aclara que “no creo que con la llegada de Sichel la plata se empiece a regalar ni mucho menos, pero sí puede tener un estilo diferente al no ser un banquero tradicional. Viene con un espíritu de rapidez y urgencia, con la ventaja de haber pasado por Corfo, por lo que conoce las necesidades de quienes recurren al BancoEstado”.

Al ser consultado Mena por esta mayor agilización, refuerza la idea:“BancoEstado es un banco muy masivo que hay que cuidar. Las decisiones de crédito que toma son de crédito, no de subsidios. Debo recordar que una mala decisión de crédito o de otro estilo tomada en el comité ejecutivo del BancoEstado, tiene responsabilidades personales y patrimoniales”.

Otra advertencia lanza Etcheberry: “A veces se pueden hacer las cosas muy rápidas, saltarse los pasos técnicos y después queda la pelota, nadie paga los créditos, no se sabe a quiénes le prestaron la plata y al final el hoyo lo pagarán todos los chilenos a través de sus impuestos. Hay que canalizar las oportunidades políticas y urgencias del país con mucho conocimiento técnico, que si no los tiene el presidente del banco, lo debe tener su equipo cercano. Dar créditos por sentido social, sin mirar la capacidad real del deudor de devolver la plata, no se debe hacer”.

Alentar mayor competencia con los bancos privados

Una gran misión que se trazaría Sichel, según quienes lo conocen, es “ir adelante de los bancos privados, meterles más competencia”.

Frente a esta posible presión hacia sus competidores privados, de la mano de aceleración de créditos, el titular de la Abif -quien recalca que habla a título personal- responde que “en la banca privada no existe temor a la competencia, estamos todos regulados por los mismos parámetros de la CMF (Comisión para el Mercado Financiero) y no hay subsidios de tasas. Si se entregaran créditos mal pensados, se reflejará en el propio banco al muy poco andar y eso no sería sustentable. Ningún banco, menos el del Estado, aguanta malas decisiones de crédito que puedan significar morosidades y carteras vencidas, con efectos patrimoniales a muy corto plazo. El banco no está para dar subsidios”.

Marshall destaca que en épocas de crisis, los desafíos se intensifican, sin embargo advierte que “el BancoEstado no es un servicio público, es un banco. Existe porque se ha comportado como tal. Tiene que ser sustentable a largo plazo, o si no, podría desaparecer”.

Postura similar tiene el expresidente del banco en el primer periodo de Piñera, Segismundo Schulin-Zeuthen, quien supone “que lo que quiere el gobierno es enfatizar aún más el rol social del BancoEstado, pero esto tiene que equilibrarse con ser un banco rentable”.

La carrera política y laboral del nuevo presidente de BancoEstado
2000

Entra a las filas de la Democracia Cristiana (DC) invitado por el entonces ministro de Vivienda, Claudio Orrego, y fue candidato a liderar la FEUC, Federación de Estudiantes de la U. Católica.

2006

Subdirector del Sernatur, hasta 2008.

2008

Hasta 2010 fue el jefe de gabinete del exministro de Economía Hugo Lavados (DC), quien entre 2014 y 2018 fue rector de la Universidad San Sebastián.

2009

Candidato a diputado por la DC en Peñalolén y La Reina.

2010

Gerente general del medio de comunicación El Dínamo, ligado a exfiguras de la DC. También fue director ejecutivo de Giro País, una red de empresarios con intereses en temas públicos, donde forjó cercanía con el exsocio de Celfin y BTG, Jorge Errázuriz, y con el socio de Concha y Toro y presidente de las sociedades cascadas ligadas a SQM, Rafael Guilisasti.

2011

Conductor del programa Ciudad Capital – Diálogos de Ciudad, de la ex Radio 95 Tres FM. Ese mismo año ingresó como director a la agencia internacional de comunicaciones Burson-Marsteller hasta 2013.

2012

Integrante del comando de Claudio Orrego en la primaria presidencial. En 2013 se distancia de Orrego y deja de pertenecer a su equipo.

2013

Candidato a diputado por el distrito de Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, apoyado por el movimiento Fuerza Pública, que luego se convertiría en el partido Ciudadanos, fundado por Andrés Velasco. Ese mismo año se unió como socio director de la empresa especializada en asesorías estratégicas en temas jurídicos y comunicacionales Paréntesis Comunicaciones, firma en la que estuvo hasta marzo de 2018.

2015

Renuncia a la DC, acusando una “razia” interna a quienes adherían al movimiento de Andrés Velasco. También asume ese año y hasta 2017 como presidente ejecutivo del centro de estudios Plural Chile, ligado a la ex DC Mariana Aylwin.

2016

Profesor de Derecho Constitucional por dos años en la Universidad San Sebastián, cátedra en la cual coincidió con Alfredo Moreno. También fue profesor del Centro de Desarrollo Directivo de la UC y del magíster de derechos humanos y democracia de la Universidad de Alcalá de Henares, España.

2018

El Presidente Piñera lo nombra vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Renuncia a Ciudadanos, partido formado por Velasco.

2019

Asume como ministro de Desarrollo Social.

2020

Inicia su ciclo como presidente de BancoEstado.

/psg